Trascendió Monterrey

:Que como se esperaba, ante la urgencia de aprobar la Ley Electoral en segunda vuelta, viene el atorón.

Porque mientras el Gobierno del Estado no publique la reforma en el Periódico Oficial del Estado, no es posible acceder a la segunda votación.

Y peor aún: el secretario de Gobierno, Manuel González, ya calificó como ilegal el periodo extraordinario con que los diputados pretenden agotar la agenda legislativa.

:Que ante la estrepitosa caída del 42 por ciento en la Inversión Extranjera Directa en el primer trimestre de 2017, el Gobierno del Estado asegura que ya se toman medidas para repuntar.

O por lo menos son las buenas intenciones del subsecretario de Inversión y Fomento Industrial, Samuel Peña, quien espera que con las recientes giras al extranjero del gobernador Jaime Rodríguez mejore la situación.

Ojalá no quede en eso, en buenas intenciones, porque faltan miles de empleos en el estado.

:Que dos casos recientes exhiben cómo el periódico El Norte aprovecha su posición para comprar propiedades en el municipio de San Pedro muy por debajo de su costo real.

En el caso más reciente, los dueños del rotativo se quedaron con cerca de mil metros cuadrados de la calle Cipreses, pagando al Municipio un precio escandalosamente bajo: 300 dólares por metro cuadrado, mientras que cualquier avalúo comercial lo cotiza en más de mil dólares por metro cuadrado.

El cabildo de San Pedro fijó ese precio de entrada en la subasta a sabiendas de que esa familia era la única posibilitada para participar, porque tal parece que a los ediles les dio miedo oponerse a esa ventajosa operación.

:Que el otro caso se relaciona con el Casino del Valle, donde la familia Junco ha presionado a los socios para que vendan las acciones de este club social y familiar con la intención de convertirlo en un negocio inmobiliario.

Ambos casos evidencian un manejo irresponsable de su posición como medio de comunicación y desnudan su doble cara, porque cuando se trata de instalarse como el persecutor moral de los demás, suelen ser implacables.

Pero cuando se trata de sus intereses, utilizan el tráfico de influencias para inducir operaciones ventajosas. Ese es el doble discurso del periódico El Norte.