Trascendió Monterrey

:Que ha sido una semana intensa en materia de seguridad, con desencuentros entre los alcaldes y el secretario de seguridad estatal, un ataque con granadas como hace mucho no ocurría y la aceptación de que tenemos un grave problema por la falta de policías.

Y la cereza sobre el pastel de pólvora la puso el gobernador Jaime Rodríguez, al lanzar ayer el llamado al Gobierno Federal para que refuerce a Nuevo León con más soldados y policías federales, ante la insuficiencia de elementos estatales... que siete meses antes sí eran suficientes y mantenían el control de la seguridad.

:Que si algo va quedando claro con estos hechos es que el general Cuauhtémoc Antúnez está cada vez más solo, porque si ya chocó con los alcaldes, la coordinación ya se rompió.

Y si la reunión de seguridad del lunes tuvo lugar en la Séptima Zona Militar, como que era el adelanto para solicitar más apoyo de las fuerzas federales que hizo el gobernador ayer.

Por si faltaran señales, el procurador Roberto Flores recordó que desde hace tres años no se había dado un ataque con granadas en Nuevo León.

Será que el procurador quiso decir que antes estábamos mejor en seguridad, cuando se logró abatir la violencia... esa que hoy está de regreso.

:Que el gobernador Jaime Rodríguez adelantó para este sábado el festejo por el Día de las Madres, que será el próximo martes 10 de mayo.

El mandatario estatal encabezará la fiesta en una ceremonia que tendrá lugar en la Explanada de los Héroes, en donde estará acompañado de su esposa Adalina Dávalos de Rodríguez.

La idea es estar en familia durante la celebración a la que convocó, en punto de las 12:00 del mediodía, bajo el nombre de "Las jefas de Nuevo León".

:Que a propósito de fechas célebres, el martes se conmemoran los 30 años del cierre de la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, una de las empresas insignia de la ciudad.

El cierre fue un hecho tan inesperado que sorprendió a todos, principalmente a los mismos trabajadores, quienes de pronto amanecieron sin chamba en pleno 10 de mayo.

Los mineros pasaron a las filas del desempleo festejando... pero a la madre de su desgracia, mientras los regiomontanos olvidaron pronto el tema, metidos en el Mundial de Futbol México 86 que inició tres semanas después.