Trascendió Monterrey

:Que por si había dudas de que el reloj electoral del PAN va muy adelantado rumbo al 2018, el próximo día 22 estará en Monterrey Margarita Zavala para ofrecer una conferencia en el Pabellón M.

Con el pequeño detalle de que los interesados en abrevar de su ideario político deberán pagar la módica suma de cinco mil pesos para tener derecho de entrada.

Y para que no les duela tanto el pase de charola, el boleto incluye también derecho a una foto con la precandidata, perdón, con la conferencista y como plus, si se desea, puede integrarse en el cuadro su marido, el ex presidente Felipe Calderón.

Hagan sus reservaciones con tiempo.

:Que mientras unos panistas pasan la charola con miras al 2018, en el Comité Directivo Estatal del PAN ardió Troya por el tema de los recursos.

El mero mero Mauro Guerra le negó a su homólogo de Monterrey, Miguel Ángel García Domínguez, el pago de algunas facturas pendientes del tema de gastos de representación.

Con ello, el enfrentamiento crece y la posibilidad de un conflicto de dos a tres caídas sin límite de tiempo en la elección de consejeros estatales y nacionales del PAN, es más que palpable.

:Que por lo visto el director del Clúster de Vivienda, Víctor Salazar, es el único que cree que la industria de la construcción se ha encarecido por el incremento de la varilla y del cemento, cuando diversos estudios, incluido uno del Tec de Monterrey, desmiente esta versión.

En cada foro donde se para, argumenta que esa es la causa principal de la depresión que enfrenta la venta de vivienda nueva, olvidándose de los cuantiosos subsidios que cada año aporta el Gobierno Federal.

Hay quienes afirman que en realidad Salazar atiende a los intereses de dos empresas desarrolladoras con quienes tiene muchos compromisos. 

:Que por fin los diputados locales pusieron manos a la obra en la limpieza del parque ubicado atrás de la Torre Legislativa.

Quienes hicieron las labores para dejar libre de maleza y llantas llenas de agua con larvas de mosquitos, no salían de su asombro.

Y el argumento del secretario de Salud, Manuel de la O Cavazos, para no intervenir, fue que el foco infeccioso se hallaba en un “espacio privado”… ¡de un edificio público!