Trascendió Monterrey

:Que el tercer secretario técnico de la Asociación Metropolitana de Alcaldes calienta el brazo para representar al frente de municipios que basa su fortaleza en unir voluntades y olvidarse de los partidos.

Se trata del alcalde panista de San Nicolás, Víctor Fuentes, quien emanó de una reunión privada que los munícipes sostuvieron ayer.

Entre los acuerdos, figura el nombramiento del nicolaíta, quien recibirá la estafeta de su homólogo de Apodaca, el priista Óscar Cantú.

:Que Carlos Arenas, presidente del Tribunal Superior de Justicia, se registró como aspirante a magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Entre los abogados se rumora que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo perfilan como uno de los seguros finalistas.

:Que de ser así, el escalón más difícil para Carlos Arenas será el cabildeo ante el Senado de la República, en donde corresponderá a la mayoría priista y panista palomear a los ganadores.

Ante ello, se rumora que el presidente del TSJ quiere dejar atrás los desencuentros con diputados locales, alcaldes y consejeros de la Judicatura y llame a todos los actores políticos a la unidad y al trabajo conjunto en su informe de labores del 1 de agosto.

:Que en su calidad de Presidente del Comité del Centro de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias, el diputado federal Manuel 'Meme' Cavazos rindió ayer su informe de actividades, donde lo acompañó el coordinador de su bancada, César Camacho Quiroz.

Esto en el marco de los festejos rumbo al centenario de la Constitución y la creación de la Academia de Gobierno y Derecho Parlamentario, donde al diputado Cavazos le tocó la responsabilidad de estructurar todo el proyecto.

:Que quien trae una sonrisa de oreja a oreja es el diputado federal Waldo Fernández, luego de que la justicia federal fallará a favor del PRD en el caso contra Carlos Ahumada Kurtz, que en 2014 demandó al partido por 400 millones de pesos.

Waldo ha sido el abogado del caso desde que el empresario argentino demandó un pago por un supuesto pagaré firmado en 2003, que tanto el partido, como su entonces dirigente, Rosario Robles, debían comenzar a pagar en 2011 con interés moratorio del 2 por ciento.