Trascendió Monterrey

:Que la coreana Kia ya anunció que llueva, truene o caiga granizo, el próximo 16 de mayo saldrá, ensamblado desde la planta de Pesquería, el primer vehículo con su marca.

La idea es cumplir con la fecha de inicio de su línea de producción de una planta en la que invirtió tres mil millones de dólares, pese a que del otro lado del mostrador están reacios a honrar los acuerdos firmados.

El objetivo original de la automotriz asiática se mantiene en pie: que para la segunda quincena de mayo las líneas de producción marchen a todo vapor para llegar a la meta óptima de trabajo: producir 300 mil automóviles al año.


:Que vaya sanquintín el que armó ayer el ex secretario de Seguridad de Cadereyta, Jesús Homero Fonseca Moreno, luego de que, tras no pasar las pruebas de control de confianza, le fue pedida su renuncia.

Ayer por la tarde debía entregar los bártulos, pero en lugar de facilitar el procedimiento de entrega-recepción, el hoy ex jefe policiaco decidió atrincherarse apoyado por varios de sus subalternos.


:Que desde las 16:30 y casi hasta las 21:00 de ayer, Fonseca Moreno se mantuvo acuartelado en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad, que será ocupada por un militar a quien se identificó como Abundio Barragán.

Queda claro que el desobediente no pasó las pruebas psicológicas. Por fortuna nunca tuvo una situación de crisis de seguridad que resolver.


:Que a tres días de que venza el plazo para presentar la declaración anual de impuestos, las oficinas del Servicio de Administración Tributaria siguen con largas filas de contribuyentes que van a solicitar su contraseña para ingresar al portal oficial.

La realidad es que esa clave la puede generar el propio usuario desde cualquier computadora o teléfono móvil.


:Que lo más penoso es que miles de personas que no saben hacer el procedimiento, son regresadas a diario y les piden que vuelvan al siguiente día, pero les exigen llegar desde las 04:00 para alcanzar su ficha.

Tan fácil que sería decirles que lo pueden hacer ellos mismos en la página del SAT o pedir el servicio en un cibercafé.

Hasta para facilitar la forma de cobrar impuestos son ineficientes.