Trascendió Monterrey

:Que había la sospecha de que la paridad en los municipios no pasaría en el Congreso del Estado durante la segunda vuelta de votaciones de la reforma electoral.

Y todo indica que las bancadas del PRI y del PAN terminarán abortando el proyecto que se había esbozado en comisiones la semana pasada, o al menos es la sospecha de las fracciones minoritarias.

Será entonces que ganará el interés de mantener el esquema de reelecciones no paritarias, o sea tal y como está, para no sacrificar a nadie en el área metropolitana.



:Que en San Pedro habrá hoy por la tarde sesión de Cabildo, en donde se espera que los temas preponderantes tendrán que ver con bienes raíces.

El primer asunto de este corte que trae en la chistera el alcalde Mauricio Fernández es el del predio que les ofrecerá a los clubes de Pumas y Avispones para que rehagan las canchas que perdieron en litigio.

No se lo digan a nadie, pero el predio que les van a ofrecer tiene más cercanía con el río Santa Catarina que con la Sierra Madre.

El otro asunto es también sobre terrenos, pero se los dejamos de tarea para los asuntos generales.



:Que vaya lunes rojo, con cinco ejecutados al estilo del crimen organizado en el área metropolitana de Monterrey, para quienes duden o nieguen que la delincuencia de alto impacto está de regreso.

Y como ejemplo ahí están los cuerpos de dos hombres que fueron abandonados en el interior de una camioneta, en una brecha de Cadereyta.

Y en el segundo hecho, una mujer y dos hombres fueron acribillados en el interior de una vivienda en la colonia Real de San Miguel, en Guadalupe.



:Que a propósito de Cadereyta, el ambiente en el reclusorio de ese municipio estuvo movidito ayer, luego del traslado de reos a los penales de Apodaca y del Topo Chico, en lo que parece ser un reacomodo estratégico.

Si bien se trata de un movimiento sin mucho trasfondo, parece que estos ajustes servirán para desarticular los grupos delincuenciales de autogobierno al interior de los tres penales.

Ya veremos si funcionan estos reacomodos, porque como ya se ha visto un mes sí y otro también, los reclusorios de Nuevo León son un polvorín.