Trascendió Monterrey

:Que mientras a todos los sectores del país y del estado se les pide ajustarse el cinturón, los empresarios del transporte ya salieron de nuevo para exigir incremento de tarifas con el amago de que podrían dejar de brindar el servicio.

Pronto sabremos si el gobernador Jaime Rodríguez se amarra con su compromiso de no autorizar un incremento tarifario, o si de plano lo van a forzar a “revisar” los costos de operación de este servicio público.

Porque una “revisión” y un aumento son lo mismo en este país donde se prometió que ya no habría gasolinazos. Y los que faltan…



:Que el Congreso del Estado tiene desde ayer nuevo titular de Comunicación Social, en lo que viene a ser el tercer nombramiento en los poco menos de 17 meses de lo que lleva la presente Legislatura.

Mónica Agredano, quien ya tiene camino recorrido en ese puesto, tomó ayer por segunda ocasión la oficina que venía ocupando Arturo Cantú, quien se regresa a Guadalupe a un nuevo encargo, luego de que le tocó capotear a los leones con varias crisis internas y externas en el Congreso.



:Que pese al sello panista de Agredano, no se confundan, porque hace mucho que su esposo Enrique Barrios dejó el PAN, de manera que sigue siendo la fracción del PRI que lidera Marco González, la que mantiene el control del Congreso.

Y para ser más claros, todo gira en torno a Guadalupe, en donde Mónica estuvo hasta ayer como asesora externa de Comunicación y es a la misma administración a donde regresa Arturo Cantú a sacar adelante nuevos encargos.



:Que con Fernando Maiz se va un distinguido empresario, quien además era un gran promotor de la innovación en la administración pública y un hombre comprometido con su comunidad.

El desaparecido constructor se dedicó en los últimos años a buscar nuevas formas de mejorar la gestión pública y tanto los municipios como el Gobierno Estatal recibieron propuestas importantes.

Desde aquí le enviamos un sentido pésame a uno de sus grandes amigos: el gobernador Jaime Rodríguez, quien ya siendo mandatario estatal con mucha frecuencia visitaba por las noches la oficina de Fernando Maiz en la colonia Del Valle, en la calle Río Lys.