Trascendió Monterrey

:Que mientras todos están preocupados por la crisis política y económica, sin contar aún el efecto Trump, hay otros que, sin despeinarse, recibirán su presupuesto hasta con incremento del cuatro por ciento.

Nos referimos a los partidos políticos de Nuevo León, que este año recibirán 176 millones 225 mil pesos.

De acuerdo con el porcentaje de votación de la última elección, al PAN le tocarán 55 millones de pesos, mientras que al PRI, poco más de 48 millones de pesos. Qué felicidad.



:Que en el caso de la joven golpeada en un bar de San Pedro el sábado, mandan decir de Fuerza Civil que ninguna patrulla y ningún elemento estuvo ese día, a esa hora, en dicho sector.

Y que tras analizar el video en donde un policía sujeta a la joven, encontraron que el uniforme no es de esa corporación.

El punto es que tampoco el municipio de San Pedro reconoce participación de sus elementos. ¿Se tratará entonces de policías clonados al servicio de los antros?



:Que este semestre habrá elecciones en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en donde se especula que Mario Rojo, el actual director, va en caballo de hacienda para reelegirse.

Pero hay otros encuerdados, como el actual titular de Comunicación y Prensa de la UANL, Daniel Tovar Díaz, quien busca seguir el mismo camino que en su momento recorrió su antecesor, Roberto Silva, quien brincó de ahí a la dirección de la facultad, aprovechando su cercanía con el rector.

Como dicen que la historia tiende a repetirse, mejor hagan sus apuestas.



:Que el alcalde panista de Allende, Silverio Flores Leal, está metido en problemas ante el incremento de hasta el 900 por ciento en el impuesto predial.

El sábado hubo una sesión de Cabildo en donde hasta los regidores del PAN, como Pedro Díaz, cuestionaron el desmesurado incremento en los valores catastrales.

Si bien en muchas zonas del municipio estaba muy rezagado, habrá casos en que los integrantes del Cabildo tendrán que autorizar descuentos, ya que hay descontento ciudadano y el horno no está para bollos.

Y súmenle los pleitos del alcalde con la familia Cavazos, dueña de carrocerías Allende.