Trascendió Monterrey

:Que la que está en la recta final para tomar una decisión sobre su futuro político es la alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores, pues aunque la reelección es su primera opción, cada vez se siente más atraída a la idea del Senado.

El asunto es que el PRI aún no “da color” sobre las posibilidades rumbo a 2018, pero los plazos perentorios están por llegar, y hacia febrero los políticos ya tomarán la decisión sobre si seguirán en sus institutos políticos o se irán por la vía independiente.

 

:Que
mientras Clara “deshoja la margarita”, su secretario del Ayuntamiento, Andrés Mijes, anda muy alborotado con la idea de sucederla, y su gente ya se siente en la silla porque tiene la “bendición” de Abel Guerra, sin embargo, aún no hay nada dicho.

 

:Que
el proceso en contra de encapuchados y vándalos que causaron daño y sembraron temor entre los manifestantes de la marcha el pasado jueves, ya comenzó ayer y continuará este domingo en el Palacio de Justicia.

Al respecto uno de los convocantes a la manifestación, Gilberto Lozano, sigue acusando al Gobierno Estatal de infiltrar el acto público; afirma, incluso, tener pruebas de que los jóvenes reventadores salieron del palacio de cantera y con los bolsillos llenos de dinero.

 

:Que
este sábado, los ciudadanos salieron de nuevo a las calles y “tomaron” la Explanada de los Héroes de modo pacífico y ordenado.

Sin ser un número tan grande, demostraron su descontento en un entorno seguro y sin alteraciones, a pesar de las bajas temperaturas.

 

:Que
ante el anuncio del Gobierno sobre mantener descuentos en el tema de la tenencia, se espera que los contribuyentes incrementen sus visitas al Pabellón Ciudadano.

Es posible que a la larga, este descuento beneficie a las arcas estatales, pues más personas podrían acercarse, no sólo durante los primeros meses sino durante todo el año.

 

:Que
ahora los que se tienen que poner las “pilas” son los alcaldes, pues existe una gran incomodidad de los ciudadanos por la aparición de “multas fantasma”.

No son pocos los que se tienen que dar la vuelta a las oficinas de Tránsito antes de ir a pagar la tenencia, para “pelear” faltas al reglamento; así que pagar se convierte en todo un viacrucis, en el que además deben ir desembolsando dinero.