Trascendió Monterrey

:Que el incremento a las gasolinas y diesel prendió ayer las alarmas entre todos los inocentes funcionarios que pensaban que la luna era de queso, el presupuesto un hueso y que vendría un 2017 complicado, pero no imposible de transitar, pese a la falta de recursos en los tres niveles de Gobierno.

Pero, ¡oh sorpresa!, que la reforma energética nos trajo de regalo de Año Nuevo un incremento a los energéticos de 20 por ciento de golpe a partir del 1 de enero y muchos proyectos se podrían venir abajo.

Se espera un impacto fuerte en la operación de los gobiernos estatales y municipales y segundo, que puede desencadenar problemas económicos graves en el sector productivo, como advierte Caintra.

:Que por lo pronto, reaccionó rápido el coordinador ejecutivo del Gobierno, Fernando Elizondo, al advertir que el incremento del 20 por ciento en los combustibles pegará directamente en la operación de las corporaciones de seguridad.

Esto porque las policías, tanto a nivel estatal, como de los municipios, consumen una parte importante de su presupuesto en gasolina para las patrullas.

Pero como el incremento no estaba calculado al momento de aprobar el Paquete Fiscal para 2017, Elizondo advierte que deberán reconsiderarse algunos gastos y meterle eficiencias en otros renglones para amortiguar el golpe de esta alza.

:Que falta saber las opiniones de los principales tesoreros de cada municipio, a quienes por lo visto el anuncio del incremento a la gasolina los agarró de vacaciones.

Pero al menos por el lado de la seguridad, los municipios metropolitanos parecen haber entrado en una competencia fuerte para abatir el alza delincuencial y rendir buenas cuentas en el Semáforo del Delito y otros indicadores.

:Que la idea es tener buenos números también en la percepción ciudadana, ya que en muchos sectores ni siquiera sienten que haya presencia policiaca, lo cual debería preocupar a los alcaldes que buscarán reelegirse.

Vaya que tienen un buen reto para el 2017, porque si el año será difícil en lo económico, en automático se reflejará en inseguridad patrimonial, o sea, muchos robos y asaltos.