Trascendió Monterrey

:Que el gobernador Jaime Rodríguez acude hoy al Congreso del Estado para exponer ante los 42 diputados locales, los motivos por los cuales debe mantenerse el cobro de la tenencia para el año próximo.

El titular del Ejecutivo tratará de convencer a los integrantes del Poder Legislativo de que en 2017 mantengan en el mismo porcentaje el cobro de este impuesto.

Ayer sólo faltaban los votos de tres legisladores para que el gravamen se mantenga y se espera que hoy puedan convencerse de las bondades de sostenerlo.

:Que es obvio, nadie quiere pagar el costo político de sostener un impuesto tan impopular, pese a la crisis financiera en las arcas estatales. Los panistas son los más férreos opositores a la tenencia.

Por cierto, en la página de Facebook del gobernador, el coordinador ejecutivo del Estado, Fernando Elizondo Barragán, subió un video en donde explica por qué debemos prorrogar su eliminación.

Para ilustrar el tema, Elizondo explica que de un parque vehicular de más de dos millones de vehículos, sólo pagan tenencia unos 450 mil, de los cuales 183 mil son de empresas y 272 mil de personas físicas.

:Que la secretaria de Educación, Esthela Gutiérrez, estará hoy muy temprano en la Ciudad de México con el titular de Educación federal, Aurelio Nuño, para regresar a Monterrey poco después del mediodía.

Los enterados afirman que la también investigadora universitaria con grado doctoral irá a despedirse y agradecer el apoyo de Nuño a lo largo de 14 meses, ya que tomará vacaciones, pero no navideñas, sino permanentes. Hoy será relevada del cargo.

Esta misma tarde podría rendir protesta como nuevo titular de Educación estatal el aún subsecretario, Arturo Estrada.

Hagan sus apuestas… porque podrían desgranarse más cambios.

:Que entre los panistas aseguran que el ex tesorero de Monterrey, Julián Hernández Santillán, trae delirio de persecución porque comenzó a cerrarse la pinza con denuncias en contra de varios de quienes fueron sus subordinados directos.

WY eso que no le están cargando el cochinero, así literal, que dejó en los archivos de la Tesorería, con cajas regadas por el piso en las que había más cucarachas que documentos.