Trascendió Monterrey

:Que mientras el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, se mostró ayer optimista de que pronto se dé un arreglo definitivo entre la armadora Kia y el Gobierno Estatal, la verdad es que el ambiente entre las partes no parece muy cálido.

Por un lado, la automotriz coreana emitió un comunicado en donde mantiene su posición de que se le cumplan los acuerdos originales, o sea, los firmados en la administración de Rodrigo Medina.


:Que del lado del actual Gobierno, parece que sólo están dispuestos a cumplir con la infraestructura, pero no con incentivos en exenciones y descuentos de impuestos.

Por lo visto el tema va para largo, porque no se nota voluntad de negociación. Como que hace falta un mediador del nivel de Poncho Guajardo.


:Que por cierto, en la asamblea anual de la Caintra, en donde estuvo presente el secretario de Economía, llamó la atención el discurso de su presidente, Eduardo Garza Junco, quien aprovechó el caballo ensillado para mandar un mensaje.

Dijo que así como se requieren empresarios de tiempo completo, también hace falta un gobernador de tiempo completo y, por supuesto, ciudadanos de tiempo completo.

Como que el mensaje estuvo muy teledirigido al titular del Ejecutivo, por aquello de que le mete mucho tiempo a la promoción de los candidatos independientes.


:Que difícilmente se puede decir que el subprocurador anticorrupción, Ernesto Canales, es independiente.

En su vida ha tenido intereses con empresas importantes, entre ellas Femsa, Xignux e IMSA para renegociar sus créditos.

¿Tendrá que ver esto el que Canales sea socio del edificio más alto de San Pedro?


:Que hablando de San Pedro, durísimo se fue no sólo el alcalde Mauricio Fernández, sino el Cabildo completito, en contra del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Carlos Emilio Arenas Bátiz.

En un hecho sin precedentes en Nuevo León, el pleno del cuerpo edilicio sampetrino votó a favor de declarar persona non grata al máximo funcionario del Poder Judicial del Estado.


:Que si le sumamos el infiernito con que amaneció ayer el procurador Roberto Flores, las instituciones de justicia se harán la misma pregunta que el El Chapulín Colorado: ¿Y ahora, quién podrá defendernos?