Trascendió Monterrey

:Que dos personas que laboran con el subprocurador anticorrupción, Ernesto Canales, no pasaron las pruebas de control y confianza, y sin embargo, siguen trabajando sin problemas.

Lo curioso es que están en la nómina de la Oficina Ejecutiva del Gobernador, que dirige Miguel Treviño, lo cual puede ser ilegal.


:Que por cierto, el subprocurador Canales participó la tarde de ayer en el Club de Industriales de la Ciudad de México en el foro Logros en Seguridad del Estado de Nuevo León.

Se consideró a la entidad un caso de éxito, dada la reducción de homicidios, después de una época muy violenta.

Ahí se aclaró que el esfuerzo no se puede descuidar, porque habría retroceso y masacres como la del Topo Chico.


:Que antes de cenar con el secretario de Educación, Aurelio Nuño, quien estuvo de visita por Nuevo León, el Grupo de los 10 citó al procurador Roberto Flores para ponerse al tanto en materia de seguridad.

Horas antes, el general Cuauhtémoc Antúnez, secretario de Seguridad, encabezó un recorrido por el penal del Topo Chico con representantes de los principales grupos empresariales, así como de dos ONG.


:Que por cierto, Aurelio Nuño llegó acompañado de su avanzada nuevoleonesa de subalternos, quienes conocen muy bien al gobernador.

Nos referimos al subsecretario de Educación Básica, Javier Treviño Cantú, así como al director del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), Héctor Gutiérrez de la Garza, a quienes les dio juego en los actos oficiales.


:Que para quienes dudan quién es el hombre de confianza del gobernador Jaime Rodríguez para el manejo del dinero, no se trata del tesorero Carlos Garza.

Desde antes del escándalo de las cobijas adquiridas con sobrecosto, el subsecretario de Administración, Rogelio Benavides Pintos, es la persona en quien más confía El Bronco para operar recursos.

Desde la campaña era el responsable de recibir las aportaciones de origen privado.


:Que pese a contraer influenza tipo A, al igual que varios de sus homólogos, el coordinador de los diputados del PRI en el Congreso del Estado, Marco Antonio González, sigue operando vía telefónica.

Y así lo hará el resto de la semana, mientras supera la crisis aguda de la enfermedad.