Trascendió Monterrey

:Que fue el coordinador Ejecutivo del Gabinete, Fernando Elizondo Barragán, quien salió ayer a dar el posicionamiento del Gobierno Estatal sobre el tema de la Ley de Participación Ciudadana.

El funcionario estatal dijo que dejarán el camino libre a las agrupaciones de la sociedad civil para que reformen dicha legislación, cancelando con ello la posición inicial, en el sentido de que el Estado enviaría también una propuesta.

Lo que no dijo Elizondo fue si Manuel González ya le dejó el camino libre para que sea el nuevo interlocutor con el Congreso del Estado, ya que los diputados rechazan al secretario de Gobierno.


:Que el gobernador Jaime Rodríguez sigue cerrando restaurantes y ayer lo hizo en Galeana, pero no por razones sanitarias, sino para comer él y su comitiva, porque ya no cabía nadie más.

Su aparato de seguridad tomó el control del negocio La Casona, apostándose en la puerta principal, mientras el titular del Ejecutivo y el equipo que lo acompañaba en su gira de trabajo tomaban sus alimentos.


:Que durísimas las declaraciones en contra del mandatario estatal las que hizo ayer la delegada especial del CEN del PRI, Cristina Ruiz Sandoval.

Entre otros adjetivos, la delegada en funciones de presidenta estatal le recetó los de "visceral, intolerante, prepotente y represivo" al gobernador independiente y dio una serie de argumentos para amparar su dicho.

Ya encarrerada, la enviada del Comité Ejecutivo Nacional le siguió tundiendo al Bronco, al criticarle que se la pasa viajando para impartir conferencias, las cuales versan sobre campañas independientes mas no sobre cómo se gobierna y enseguida lanzó el dardo envenenado: "Ha de ser porque no sabe".


:Que la delegada del tricolor y varios invitados a la develación del busto de Agustín Serna Servín la semana pasada, se preguntaron quién ocupará el pedestal central vacante en la CROC, ya que en el otro extremo se ubica la escultura de Eleazar Ruiz Cerda.

El espacio está reservado para Alberto Juárez Blancas, quien tuvo el mérito de convertir a la CROC en la segunda fuerza sindical nacional y la globalizó al afiliarla a la Organización Internacional del Trabajo.

El dirigente estatal, Alberto Serna de León, quiere recuperar así la memoria de un líder olvidado durante más de una década.