Trascendió Monterrey

:Que hoy inicia operaciones de prueba de sus líneas de producción la empresa Kia Motors en Pesquería, lo cual es una buena noticia.

La que no es tan buena, al menos para la automotriz coreana, es que el secretario de Desarrollo Económico, Fernando Turner, afirma que van a negociar de nuevo los acuerdos con la armadora por dos motivos.

El primero es que no hay nada escrito sobre los convenios, por lo cual no tienen validez legal, y el segundo es que el Gobierno no tiene dinero para cumplir dichos acuerdos.


:Que hablando de noticias incómodas, podrían parar seis meses las obras de construcción de la Línea 3 del Metro debido a la falta de presupuesto.

Por lo menos los comerciantes de buena parte del recorrido del viaducto ya comenzaron a ver clientes frente a sus negocios, luego de la reapertura de la avenida Félix U. Gómez, desde el hospital Metropolitano hasta poco antes de la avenida Colón.

Lo peor es que con estos retrasos recurrentes, los vagones también recorren su fecha de entrega y la nueva línea entraría en servicio hasta el 2017.


:Que el Gobierno del Estado le reclama al municipio de Monterrey el pago de muchas facturas que datan desde el 2007 y hasta el último día de la administración de Margarita Arellanes en este 2015.

Y no se trata de cuentas menores, sino del pago de 120 millones de pesos que los últimos tres alcaldes panistas dejaron tirados y ahora la actual administración tiene que apechugar con esa deuda.


:Que por lo visto, es la punta del iceberg de las condiciones en que dejaron el Palacio de Cristal, en donde no hay ni sillas para sentarse, ni lápices para sacar cuentas, mucho menos dinero en los cajones de los pocos escritorios funcionales.

Los enterados insisten en que es apenas el principio del desastre que dejaron los panistas en Monterrey, porque seguro hay muchas sorpresas más.


:Que los accionistas de Cemex deben de estar con la sonrisa de oreja a oreja, luego de que la acción registrara este martes una de sus mejores sesiones en el mercado de valores.

Los títulos tuvieron una ganancia de casi seis por ciento, siendo el mayor incremento desde el mes de febrero pasado.

La acción terminó la jornada bursátil en niveles de 9.84 pesos, para beneplácito de los tenedores.