Trascendió Monterrey

:Que muy molesto se encontraba ayer por la tarde el dirigente nacional de la CROC, Isaías González Cuevas, tras enterarse del ataque a balazos que los seguidores de Jorge Gloria, comandados por Ricardo Castillo, perpetraron en contra del líder estatal. César Alberto Serna y quienes lo apoyan.

González Cuevas trató de evitar hasta el último momento el enfrentamiento, ante el inminente cambio de poderes en Nuevo León, pero la sangre llegó al río antes de consumarse el cambio de estafeta en el Palacio de Gobierno.


:Que el líder nacional croquista dirigió sus reclamos contra Félix Coronado, a quien acusó de haberlo embaucado con la supuesta autenticidad de un movimiento limpio que intentaba sacar a la dinastía Serna del mando croquista de Nuevo León.

El enfrentamiento de ayer dejó 70 detenidos, entre ellos Ricardo Castillo Gamboa, quien acabó en el hospital tras el susto de ser sorprendido con armas en el interior del edificio y acompañado de un peligroso delincuente fugado del Cereso de Apodaca.

El prófugo es nada menos que Jesús Manuel Santiago Ordaz, ex regidor de Apodaca que se enfrentó con el Ejército en 2010 y se evadió junto con otros 36 en febrero de 2012.


:Que a propósito de Ricardo Castillo, una fuente de la Procuraduría de Justicia reveló que el croquista, internado con custodia en el Hospital Universitario, intentó sobornar ayer por la tarde a quienes lo vigilan. Al parecer la intención era abandonar el hospital.

El intento de cohecho fue denunciado por quienes lo cuidan, lo cual podría configurarse como otra imputación para añadir al expediente jurídico que Castillo Gamboa deberá enfrentar ante un juez penal.


:Que todo está listo para que mañana por la noche se lleve a cabo el cambio de mandos estatales, pero lo que sigue pendiente es el Gabinete estatal del gobernador electo Jaime Rodríguez Calderón.

Los nombramientos de boca del Bronco podrían darse a conocer esta tarde o mañana por la mañana en una conferencia de prensa, a fin de acabar con especulaciones.

En tanto, Rodrigo Medina sigue en su gira del adiós y ayer le tocó el turno con los ganaderos, quienes lo agasajaron con una carne asada en la Expo Guadalupe, mientras el reloj de arena del sexenio escurre sus últimos granos.