Trascendió Monterrey

:Que por si faltaran muertes, cuatro cadáveres más amanecieron ayer por la mañana en la colonia Independencia.

Es evidente que se trata de reacomodos por parte de los grupos de la delincuencia organizada, como se sospecha también en el caso de los 10 ajusticiados la tarde del viernes en García.

El punto es que, en vísperas del cambio de mandos en el Gobierno Estatal y en las alcaldías, los ciudadanos temen que los grupos delincuenciales aprovechen para tratar de tomarles la medida a los nuevos mandos policiacos que, es obvio, llegarán con los cambios.


:Que el alcalde electo de Guadalupe, Francisco Cienfuegos, celebra hoy a las 07:30 la tercera edición de la carrera Al Cien por la Educación.

Ocho mil 284 personas recibieron ayer su kit para correr, quienes participarán hoy en el maratón de cinco kilómetros, lo que augura una gran participación no sólo de entusiastas corredores, sino también de fervientes promotores de la mejor inversión del país: la educación.

Gracias a su apoyo, consistente en la entrega de un paquete escolar a cambio de su inscripción en la carrera, se lograron reunir poco más de 13 mil de estos paquetes.


:Que hoy es Día del Padre y sale una felicitación para quienes la vida los premió con la dicha de tener hijos.

Para quienes aún tienen a su padre, ojalá lo disfruten. A quienes ya no lo tengan, que lo extrañen.

Y a quienes lo tengan en un asilo o de plano, en el exilio, que lo analicen frente a su conciencia y si el presupuesto les alcanza, deberían analizarlo mejor en el diván de un psicoanalista.


:Que donde comienzan los rumores sobre la inminente sucesión es en el PRI estatal, en donde Eduardo Bailey logró sobrevivir a la campaña de Ivonne Álvarez, e incluso, a los pobres resultados de la elección.

El punto es que, también por razones electorales, ya está en puerta el cambio de dirigente nacional en el tricolor, debido a que César Camacho Quiroz asume como diputado federal para la próxima Legislatura junto con la secretaria general, Ivonne Ortega Pacheco.

En ese tenor, tiene razón Héctor Gutiérrez de la Garza, quien acaba de declarar que, antes de moverse el pandero local para cambiar de presidente estatal en el PRI, debe defi nirse primero la dirigencia nacional.