Trascendió Monterrey

: Que las dos visitas al hilo de los dos priistas más importantes del país, o sea la del presidente Enrique Peña Nieto, quien viene hoy a Nuevo León en gira de trabajo, así como la de César Camacho ayer, para dar el banderazo a las campañas para diputaciones federales, dejan algo muy claro.

El asunto de fondo es reforzar a Nuevo León, tanto en el proceso electoral en marcha con la presencia del líder partidista, como en el reconocimiento a los logros del gobernador Rodrigo Medina, quien sigue teniendo todo el apoyo presidencial en el último tramo de su sexenio.

El mejor reflejo de ello son estas agendas, que le dan impulso a las campañas no sólo desde el partido, sino desde el poder.

: Que ayer, durante el arranque de las campañas de diputados federales del PRI, todos los candidatos se reunieron muy temprano en el hotel aledaño a Cintermex, sede del acto político.

Una mesa llamó la atención: la del ex secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra, porque igual que cuando operaba como el número dos en el actual gobierno, todos los candidatos a las alcaldías metropolitanas se sentaron con él.

Recordaron los acuerdos que lograba, su convocatoria con los políticos de la entidad, así como las famosas reuniones de seguridad, que también él presidía.

Qué tiempos aquellos, dirían por ahí

: Que calladitos, calladitos, en la delegación de la PGR en Nuevo León han logrado abatir un rezago de mil 914 averiguaciones previas en sólo 14 meses, lo cual representa un logro sin precedentes.

Todo es producto del trabajo de los ministerios públicos al mando del delegado Ramón Ernesto Badillo Aguilar, quien por lo viso los trae a paso redoblado.

: Que por si fuera poco, en el 2014 y lo que va de este año, han sido destruidas más de 62 toneladas de drogas, las cuales en su mayoría eran rezago, ya que algunas tenían en bodega más de 14 años bajo resguardo de la Séptima Zona.

No habían sido incineradas por diversos trámites pendientes, hasta ahora que en la delegación de la PGR se pusieron las pilas.

Por eso, a partir del año pasado es una política que la droga no debe durar guardada más de dos meses, ya que los funcionarios federales tienen instrucciones precisas de coordinarse con los elementos militares para su pronta destrucción.