Trascendió Monterrey

: Que la detención en San Pedro de otro capo del crimen organizado sin que las autoridades municipales y su blindaje de seguridad lo detectaran, es otro mal síntoma de que algo anda mal en el que presumía ser el municipio más seguro del país.

Y si a la Policía del ex municipio modelo otra vez le pasó de noche un operativo de gran envergadura efectuado por la Marina, quiere decir que su capacidad de vigilancia y de respuesta no es la que presume Ugo Ruiz.

Eso explica los robos de cajas fuertes y otros actos delictivos que siguen afectando a los residentes de la ciudad con mejor infraestructura del área metropolitana, pero donde nadie ve nada.

: Que buen tiro colocó Ivonne Álvarez con su propuesta de bacheo metropolitano comenzando con una reforma a la Ley de Pavimentos para meter en cintura a los constructores y garanticen la vida útil de los suelos.

El otro punto interesante que pondrá a echar brincos a los alcaldes panistas es que el Estado tendría la rectoría de los recursos para obras viales si ese compromiso se concreta con un eventual triunfo de la candidata a la gubernatura.

Claro que lo más electorero para la masa que vota es llevar a efecto la remediación de los baches que aquejan a toda la ciudad durante los primeros 100 días de gobierno.

: Que si había dudas sobre si funcionó la operación cicatriz del PAN en Guadalupe, la prueba fue ayer en el recorrido de Alfonso Robledo por diversas colonias como Cerro de la Silla y Residencial Guadalupe.

El abanderado panista a la alcaldía anduvo acompañado nada menos que de Judith Díaz, quien fue la candidata del PAN en 2012 y hoy secretaria de Promoción Política de la Mujer. Faltan los demás.

: Que ya hay quien defienda a los partidos sin militantes, o al menos es el mensaje de la Comisión Estatal Electoral para con Cruzada Ciudadana.

La patente política que encabeza Luis Farías salió con la novedad de que además de ser su presidente estatal, será también su candidato a gobernador… y también a diputado local, ah, y ya es el representante del partido ante organismos electorales.

O sea, él recibe los beneficios y posiciones que deberían ser para cuatro ciudadanos distintos.

Y luego se preguntan por qué la gente ya no cree en los partidos políticos.