Trascendió Monterrey

:Que desesperados andan en el cuartel de precampaña de Margarita Arellanes debido a que el tiempo se agota para la reñida elección de mañana.

En las últimas horas arreciaron las llamadas a los teléfonos personales de los militantes de todas las tribus para encargarles encarecidamente que su voto sea por la precandidata a la gubernatura.


:Que las llamadas llegan por igual a los seguidores de Raúl Gracia, de Víctor Pérez o del mismísimo Zeferino Salgado.

Lo interesante es que quienes hacen las llamadas no son telefonistas convencionales de call center, sino militantes destacados.

¿Cómo estará la presión para que hasta Fanny Arellanes, hermana de la precandidata, le haya entrado a hacer las llamadas de convencimiento?


:Que por el lado de Felipe Cantú también hacen lo propio, pero en el círculo rojo del precandidato se respira un ambiente menos tenso, como si ya supieran el resultado.

O tal vez más confiados en que, luego de tener asegurado el segundo lugar, mañana amanecen con posibilidades reales de alzarse con la candidatura a gobernador.


A menos que, de plano, hayan logrado ya los amarres suficientes para tener un triunfo inobjetable luego de venir desde atrás.

Dicen que caballo que alcanza, gana, pero mejor hagan sus apuestas. 


:Que durante su visita de ayer a Tampico, Andrés Manuel López Obrador se subió al tema de Monterrey VI, al sumarse al grupo de opositores a la obra hidráulica.

Lo interesante es que con este anuncio, el líder y fundador de Morena se suma a un grupo del que históricamente ha renegado: los empresarios y sus cámaras.


:Que el coordinador de la campaña de Ivonne Álvarez, Rolando Zubirán Robert, se casa hoy, Día del Amor y la Amistad, con Sofía Franco.

La boda será en Cancún y a la recepción están invitados, además de las familias de los novios y los amigos cercanos, numerosos políticos y funcionarios que hicieron equipo con quien hasta hace poco era el secretario de Desarrollo Económico.

Por lo pronto están confirmados en la mesa principal el gobernador Rodrigo Medina y su esposa Gretta Salinas, así como al secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra, y su esposa Iliana Canales.