Trascendió Monterrey

: Que el alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz, se ha tomado muy en serio el nuevo slogan de su administración, publicitado con bombo y platillo hace dos semanas.

Y desde el lunes, los empleados municipales ya portan en sus gafetes de identificación el lema Un Gobierno Ordenado, un acróstico del nombre del alcalde.

El lanzamiento de la campaña causó críticas y malestar tanto dentro como fuera de su partido, porque promueve su imagen personal, más que a su administración.

Hay quienes piensan que si Ugo Ruiz tiene aspiraciones políticas, debe dejar que su trabajo hable por él, antes que promover abiertamente el culto a la personalidad…

: Que la renuncia del tesorero de Monterrey, Rafael Serna Sánchez, ha invocado más demonios del lado priista que del panista.

Tanto los regidores tricolores como los diputados locales aseguran que el ahora ex funcionario garantizaba la viabilidad financiera de la administración de la alcaldesa Margarita Arellanes porque se trata de un administrador serio.

: Que algunas versiones de antipanistas le agregan que, si la propuesta de Julián Hernández para suplir a Serna Sánchez prospera mañana en el Cabildo, los problemas financieros de Monterrey, uno de los municipios más endeudados del país, se agudizarán.

Y le añaden el rumor de que regresarán los giros negros con cierres hasta el amanecer.

La verdad, esos horarios ya tienen varios meses actualizados en algunos antros. ¿Regresaron los moches?

: Que esta mañana se reúne la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado con Gilberto Mireles Rivera, auditor segundo en la Auditoría Superior del Estado y encargado del changarro tras la muerte del titular, Sergio Marenco Flores.

El objetivo es ver por qué hay alrededor de 20 denuncias penales por malos manejos detectados en las cuentas públicas que nunca se presentaron, según denunció la presidenta de la comisión, Rebeca Clouthier Carrillo, hace algunos días.

: Que el encuentro se realizará en la torre administrativa del Legislativo con la pequeña salvedad de que será a puerta cerrada.

Vaya paradoja: descifrar por qué no se fiscaliza apropiadamente a las entidades de gobierno, será en lo oscurito, para que nadie los cuestione sobre los reclamos y mentadas que puedan salir.