Trascendió Monterrey

: Que tuvo que salir el Instituto Nacional de Elecciones (INE) a enmendarles la plana a los 42 diputados locales que habían dado por muerta la reforma político-electoral.

Los ciudadanos ya no saben qué pensar de sus legisladores, ante la disyuntiva de considerarlos ignorantes de la interpretación de las leyes, desinteresados del proceso electoral en puerta, o simplemente que ya quieren sus vacaciones de verano para irse a la playa, o todas las anteriores.

Por lo pronto, Rebeca Clouthier, Juan Carlos Ruiz y por lo menos media docena de panistas más que no acudieron a la sesión del domingo, ya eligieron la opción C.

: Que como lo precisó el delegado del INE en San Luis Potosí, Pablo Sergio Aispuro, sobre el plazo para la reforma electoral en los estados, queda una semana para promulgar la nueva ley.

De manera que los diputados que anden en la playa tendrán que regresar, aunque sea para hacer bulto, ya que también existe un ordenamiento del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que los obliga a reformar la ley electoral.

O sea, encima de que no cumplen con su trabajo y los ordenamientos de los tribunales, se van de vacaciones pese a estar convocados a periodo extraordinario.

Quién sabe qué controlarán los coordinadores de bancada y la Mesa Directiva…

: Que hay dos funcionarios estatales reprobados en las encuestas que el gobierno realiza para la evaluación interna: Fernando Gutiérrez Moreno y Luis Gerardo Marroquín.

El primero es el secretario de Desarrollo Sustentable, quien no ha dado resultados con Ecovía y no ha terminado el reordenamiento de las rutas alimentadoras, cosa que, según él, lograría en un plazo cortísimo que venció hace ya rato.

El funcionario, efusivamente recomendado por Caintra, tiene además su propio negocio de estudios ambientales por donde debe pasar toda empresa que aspire a tener un permiso de operación.

: Que por su lado, Luis Marroquín, secretario de Obras Públicas, no ha sido capaz de concluir correctamente las vialidades iniciadas tras los destrozos ocasionados hace cuatro años por el huracán Alex.

Una muestra del desaseo fue el cierre, sin ninguna planeación, de Félix U. Gómez por la obra del Metro, que tiene muy molestos a todos los habitantes de la ciudad ante la elevada pérdida de horas-hombre.