Trascendió Monterrey

:Que la Comisión Estatal Electoral ya tiene fecha de caducidad: será el 30 de septiembre cuando la mitad de sus consejeros serán renovados para comenzar una nueva etapa.

Por lo pronto, la convocatoria para los nuevos integrantes ya no será lanzada por el Congreso del Estado, sino por el nuevo organismo federal encargado de organizar y calificar los comicios: el Instituto Nacional Electoral (INE).

Eso es parte de lo que dijo Héctor Gutiérrez de la Garza durante una conferencia de prensa que ofreció ayer, como para dejar en claro que en el Congreso federal sí están trabajando para sacar a tiempo la reforma político-electoral.

:Que por el lado del PAN, hoy es el llamado Día D, tan esperado por la militancia de Nuevo León y de todo el país, ya que se espera una elección interesante para defi nir a su dirigente nacional de entre Gustavo Madero y Ernesto Cordero.

Esto porque se estrenará el nuevo modelo de votación universal para todos los miembros registrados en el padrón panista, además de que los adherentes son una figura que ya no existe en el PAN.

Esto quiere decir que los funcionarios y líderes que tradicionalmente manipulaban los procesos mediante delegados en las convenciones panistas, esta vez tendrán menos oportunidad de hacer trabajo sucio.

:Que en números generales, el padrón nacional de miembros activos del PAN que tendrán hoy derecho a manifestarse en el proceso interno para elegir presidente nacional es de poco más de 400 mil militantes y sólo en Nuevo León habrá 56 casillas.

Además de que la moneda está en el aire para Cordero y Madero con las reformas estatutarias del año pasado, en Nuevo León también hay moderada preocupación por el proceso de hoy.

La mayoría de los grupos fuertes locales están amarrados con Madero, salvo la vieja cúpula que lanzó el viernes el dardo envenenado, al manifestarse a favor de Cordero.

:Que hablando de panistas, Felipe de Jesús Cantú, ex alcalde de Monterrey, contrató un servicio en una compañía de radiocomunicación para promover y de paso encuestar sus aspiraciones.

De pronto usted recibe en su radio una llamada con una voz que dice: Qué opina sobre si Felipe de Jesús Cantú, debe ser o no candidato a gobernador.

Le piden que oprima el uno para aceptar la candidatura y el dos si opina lo contrario.