Trascendió Monterrey

: Que el secretario de Desarrollo Social, Federico Vargas, es junto con Héctor Morales, secretario del Trabajo, otro de los funcionarios del Gabinete estatal que no salió de vacaciones.

Morales tiene el encargo de coordinar las acciones de Gobierno durante el descanso de ocho días del gobernador Rodrigo Medina, mientras que el titular de Sedesol estatal decidió quedarse para revisar los programas de la dependencia.

La idea es que cuando se reactiven al 100 por ciento las funciones del Gobierno Estatal, allá por el 28 de abril, se cuente con proyectos renovados y nuevas propuestas de acciones en desarrollo social.

Político que se duerme, se lo lleva la cargada.

: Que sin pena ni gloria pasó por Monterrey la ex secretaria de Desarrollo Social federal, Ana Teresa Aranda, quien supo lo que es amar a Cordero en tierra de Madero.

La panista poblana, del Yunque y del ala más ultraconservadora del panismo, vino a promover la visita del senador Ernesto Cordero para la dirigencia nacional del PAN, pese a que es bien sabido que aquí nada más truenan los chicharrones de Gustavo Madero, por el pacto con todos los liderazgos locales, empezando por Margarita Arellanes.

Por eso en la rueda de prensa sólo estuvo el diputado Héctor Briones, jefe de campaña de Cordero en Nuevo León… y nadie más.

: Que muy grave es enterarse que la víctima mortal del tiroteo desatado en un camión urbano el sábado por la noche en Guadalupe era un jovencito de escasos 13 años, estudiante de secundaria y ajeno a los hechos.

Es una pena truncar una vida joven y con proyectos, ya que se trataba de un alumno con muy buenas calificaciones en la escuela pública en donde estudiaba.

Se supone que gracias al video de la unidad de la ruta 2, la Procuraduría de Justicia ya tiene identificado al delincuente que hizo los disparos que provocaron heridas graves a un policía y causaron la muerte al muchacho.

: Que otro caso delicado del que no se tienen avances es el del bebé extraído del vientre de su madre moribunda en el hospital de Pemex de Cadereyta.

La versión oficial es que el niño nació muerto, pero la versión real es que el cuerpo del niño nunca fue recuperado por su padre.
Vaya que hay trabajo para el procurador Adrián de la Garza