Trascendió Monterrey

: Que tras la rebelión de diputados cetemistas en contra de su coordinador, Édgar Romo, vale recordar que en el gobierno que encabezó Benjamín Clariond, sustituto de Sócrates Rizzo, se presentó un problema similar en la diputación local.

En aquella ocasión se creó el llamado G-3, integrado por María Elena Chapa, César Lucio Coronado y Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco.

Los tres se rebelaron en contra de su coordinador, impuesto por Benjas, Óscar Adame.

: Que en aquel ya lejano 1996, el problema fue diferente al de este G-3, también integrado por dos hombres y una mujer.

Aquella vez no estaban de acuerdo en la política, el trato y las decisiones de Óscar Adame, a quien consideraban que no era del PRI.

Y se mantuvieron así, como fracción alterna a la mayoritaria del tricolor, liderado en ese tiempo por Manuel García Cirilo.

La historia tiende a repetirse…

: Que ayer en la reunión de capacitación para el nuevo sistema penal acusatorio convocada por el procurador Adrián de la Garza, sólo acudieron alcaldes priistas.

Los del PAN siguen en la milonga para después alegar, como en el caso de los policías de Monterrey, que tienen todo en orden pero no lo demuestran.

Si acudieran a las reuniones en la Secretaría General de Gobierno entenderían mejor la importancia de actualizarse en este asunto que deriva de una reforma constitucional, no de caprichos políticos. Es la nueva realidad jurídica del país, punto.

: Que el alcalde de Apodaca, Raymundo Flores Elizondo, anda feliz por el inicio de la Ciudad Industrial del Conocimiento en ese municipio y que se extiende a Pesquería.

Este megaproyecto albergará a diversas universidades y al estilo Valle Oriente, se edificará un gran centro comercial.

El próximo día 21 se iniciarán los trabajos y ya invitaron al presidente Enrique Peña Nieto.

: Que en menudo lío está metido el secretario de la Contraloría de Guadalupe, Gerardo Celestino Pérez, contra quien se presentará una denuncia penal el martes.

El funcionario municipal era parte de la mesa directiva del Club Deportivo La Silla y tanto él como el presidente del mismo, están acusados de defraudar a 500 socios.

Por lo pronto ya los expulsaron de la agrupación y ahora viene la fase legal. Con esos funcionarios, César Garza no necesita enemigos…