Trascendió Monterrey

: Que la Comisión del Transporte ya deliberó y propuso elevar las tarifas de los camiones urbanos mediante deslizamientos mensuales de cinco centavos, lo que cerraría el 2014 con un incremento acumulado de 60 centavos.

Como que los prestadores del servicio quieren seguir la fórmula del gasolinazo, para que el incremento no sea tan violento.

La pelota está ahora en la cancha del Consejo del Transporte, que sesionará hasta el 20 de diciembre y la última palabra la tendrá el gobernador Rodrigo Medina, dejando pasar o vetando el aumento de tarifas.

: Que ya casaron pleito la secretaria de Educación, Aurora Cavazos, y la alcaldesa Margarita Arellanes.

Luego de que la panista fue obligada a repartir en la banqueta los complementos a los desayunos escolares en un jardín de niños, vino la revirada de la funcionaria estatal.

Cavazos le mandó decir a Arellanes que los complementos podrán repartirse en los planteles siempre y cuando sean analizados y aprobados por la Secretaría de Salud.

Más contenta no puede andar la titular de la SE, porque con esta escaramuza se mete de lleno en el tema de las precampañas…

: Que Nuevo León es de los nueve estados en donde los ministros del Tribunal Superior de Justicia no tienen sueldo vitalicio o pensión cuando completan dos periodos consecutivos de 10 años.

Ya lo tienen los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como sus homólogos del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

Claro que la mayoría de los estados, 22 para ser exactos, ya cuentan con este esquema, entre los que destacan el Estado de México, Jalisco, Querétaro, Veracruz, Chihuahua, Coahuila y Zacatecas, por citar los más importantes.

: Que si el modelo de sueldo vitalicio prospera, no será con el apoyo de la fracción mayoritaria del Congreso del Estado, sino con la suma de los votos del PRI, más los tres del Panal, más los panistas Luis David Ortiz y Fernando Elizondo.

Siendo así quedarían empatados, lo cual obligaría a una negociación para desatorar el tema.

Y aquí sólo hay de dos sopas: si no hay desempate, la iniciativa se rechaza, a menos que se llegue a un acuerdo para intercambiarla por algún otro tema entrampado y sacar ambos adelante.