Trascendió Monterrey

: Que ya no entendimos la posición de los alcaldes del PAN cuando anunciaron que no irían por el alza catastral para solidarizarse con la situación adversa que atraviesan los ciudadanos.

Se supone que Santa Catarina y San Nicolás anunciaban que no buscarían aumento, mientras que Monterrey y Juárez daban a conocer que darían reversa a los incrementos que ya habían solicitado.

: Que, no obstante, hasta la fecha, Margarita Arellanes no ha enviado ninguna comunicación oficial al Congreso para avisar que no quiere ningún aumento, mientras que Rodolfo Ambriz, alcalde de Juárez, se ha reunido con diputados de distintos partidos para planchar un ajuste al menos en algunos sectores.

De entrada, dicen que a Ambriz lo llevaron casi a la fuerza a aquella rueda de prensa con el resto de los alcaldes, pues él estaba convencido de que hay un rezago importante en el catastro juarense, pero ¿y Margarita?, ¿o espera que los diputados se den por enterados por lo que leyeron en los medios?

: Que las huestes de Rodolfo Gómez Acosta, tesorero del estado, dicen en lo bajito que el secretario de Finanzas ya tiene listas un par de alternativas para la negociación del Paquete Fiscal, que ya amanece retrasada para este lunes.

Según esto, desde Tesorería hay ya un plan B y hasta C con una idea básica: abrir la llave de los fondos a los municipios, concretamente Monterrey, con lo cual buscarán bajarle el ánimo belicoso a la bancada del PAN y su coordinador, Alfredo Rodríguez Dávila.

Por lo pronto, hoy la Comisión Primera de Hacienda sesionará en Congreso con la intención de dictaminar cuentas públicas de Cristina Díaz e Ivonne Álvarez en Guadalupe, ¿quieren saber cómo va la negociación? Revisen si las cuentas vienen aprobadas o rechazadas.

: Que donde no encuentran cómo cuadrar el círculo es en el PAN estatal, pues la semana pasada lanzaron la convocatoria para definir sus cartas en el próximo Consejo Nacional, mediante un proceso que tendrá una peculiaridad: la cuota de género.

De las 14 posiciones de Nuevo León, al menos seis tendrán que ser para mujeres, una cifra muy superior a las dos o acaso tres que normalmente concedían.

Entonces, los diferentes grupos no han encontrado cómo cuadrar sus agendas y listas para negociar en la asamblea para este tema, al colocar este nuevo candado estatutario.