Trascendió Monterrey

: Que en menos de 36 horas, los peritos de la Procuraduría de Justicia liberaron el dictamen sobre el derrumbe de la iglesia que ocasionó la muerte de un niño y lesiones a tres decenas de personas.

Las fallas de construcción y de estructura eran demasiado evidentes, pero el que pecó de honesto fue el alcalde de Juárez, Rodolfo Ambriz, al señalar que la mayoría de las iglesias fueron construidas sin permisos municipales.

Si este es el caso en todos los municipios, habrá que pedirle al secretario de Desarrollo Sustentable, Fernando Gutiérrez Moreno, que incluya a los templos en el Atlas de Riesgos.

: Que el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Nuevo León, Gastón Jaime Ramírez Mendoza, llegó a conclusiones muy parecidas que la Procuraduría de Justicia sin necesidad de ir al sitio de los hechos.

Lo mejor fue que ofreció a la feligresía del templo colapsado la asesoría de los miembros del Colegio de Ingenieros para reconstruirlo.

: Que el gobernador Rodrigo Medina dará hoy el banderazo de arranque de lo que será una de las obras emblemáticas de su sexenio: la construcción de la Línea 3 del Metro.

La cita es en punto de las 08:15 en la lumbrera de Padre Mier, entre Mina y Diego de Montemayor.

: Que el personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos que preside Minerva Martínez inicia hoy los cursos de sensibilización contra discriminación y bullying en la escuela donde maltrataron a niños por hablar náhuatl.

El caso ha levantado mucha ámpula no sólo en el país, sino a nivel internacional, de manera que las acciones y resultados de la CEDH en ese plantel serán seguidas muy de cerca.

: Que los clientes de un restaurante de la zona sur observaron cuando al estacionamiento del negocio arribó un convoy de camionetas blancas.

Los comensales pensaron lo peor. De pronto se abrieron las puertas de una de ellas, descendieron hombres atléticos, altos y enfundados en chalecos con las siglas AEI, quienes ingresaron por la puerta de emergencia y ordenaron 12 platillos para llevar.

Cuando se retiraban, el copiloto de la primera camioneta, una Yukón Denali blindada, se volvió hacia la ventanilla y alzó su mano en señal de discreto saludo. Era el procurador Adrián de la Garza. Las damas suspiraron, aliviadas…