Trascendió Monterrey

:Que la decisión del Comité Ejecutivo Nacional del PAN de abrir a elección interna la candidatura a la alcaldía de San Pedro Garza García, deja en desventaja al alcalde Mauricio Fernández.

Con este gancho al hígado, difícilmente podrá reponerse Mauricio, quien anoche hacía cuentas sobre los votos que tendría, pero con los del grupo de Víctor Fuentes, no le alcanzará para mucho.

Las apuestas corren dos a uno a favor de Rebeca Clouthier.



:Que en la cuerda floja están cuatro precandidatos independientes, luego de que algunos de ellos rebasaron hasta con más del 200 por ciento las firmas requeridas por el INE.

Pero dicho organismo descubrió que muchas de ellas son apócrifas, por lo que podría haber consecuencias.

En esta situación se encuentran José Eduardo Santos González, José Garza Rodríguez, Jaime Jair Sandoval Álvarez y Raúl Guajardo Cantú.



:Que en el caso de Santos González, ex director general de la Oficina del secretario de Educación y quien busca el distrito uno federal, rebasó el mínimo en un 213 por ciento.

En tanto, Guajardo Cantú, ex director del Registro Civil, terminó con un 221 por ciento por encima y como el precandidato con más firmas.

Ahora los cuatro aspirantes deberán demostrar que no hubo ilegalidades con sus números.



:Que la candidatura de Agustín Basave Alanís para una diputación federal desató envidias y ataques al interior de Movimiento Ciudadano, en donde seguramente muchos esperaban ser llamados para esa posición.

Por eso difunden versiones de sus supuestas exigencias para aceptar contender por dicha curul, porque saben que trae buen punch, tanto por trayectoria, como por apellido.



:Que el abogado Clemente Bortoni se presentará hoy ante el Congreso del Estado para denunciar que, según él, no debieron haber aceptado la inscripción del procurador Bernardo González como aspirante a fiscal general del Estado. 

Los enterados afirman que dicho litigante es un mero testaferro que actúa por encargo, porque ya se tiene identificado al padrino que le ordenó presentar la queja, como parte de una campaña de varios francotiradores que tienen miedo de la postulación del procurador, porque saben que va en serio.