Trascendió Monterrey

:Que con el "Jesús en la boca" andan los priistas en el estado de Nuevo León y los chismes corren como reguero de pólvora en el edificio de Pino Suarez y Arteaga, donde se encuentra la sede del tricolor.

Los vientos de cambio parece que soplarán fuerte con la llegada del nuevo dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza, actual director de la Comisión Federal de Electricidad.

Todos andan viendo a ver de dónde se agarran, pues el ventarrón amenaza llegar con fuerza, desde el presidente del Comité Directivo Estatal, César Cavazos Caballero, hasta el líder de la bancada tricolor en el Congreso Local, Marco Antonio González Valdez, pasando por Álvaro Ibarra Hinojosa como coordinador de los federales de Nuevo León en San Lázaro.

:Que el chisme que corre es que nadie tiene seguro el puesto, así que habrán de demostrar a su nuevo presidente nacional, no sólo de qué están hechos, sino porque son necesarios.

:Que pronto podrían sumarse nuevas denuncias en contra de los colaboradores de la ex alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes.

Pues resulta que el diputado priista, Eugenio Montiel Amoroso, ex regidor de la pasada administración, puso denuncia contra el ex titular de la Secretaría de Obras Públicas, Alberto Medrano Guerra, así como de Guillermo Hernández, debido a obras no realizadas; éste último es quien corre más riesgo, porque actualmente se desempeña en un puesto similar en el municipio de Cadereyta Jiménez.

:Que apenas va en el "segundo bache" y al gobernador Jaime Rodríguez Calderón ya le "pasaron factura" las lesiones de la espalda y por ello este sábado tuvo que solicitar un "relevo", un niño de 10 años de edad, que primero se encontraba echándole porras al Bronco, y al final terminó el trabajo.

Definitivamente hay que cuidarse las lesiones y agarrar más condición, porque aun le faltan 29 mil 998 baches para llegar a la meta que prometió.