Trascendió Monterrey

:Que como se había anticipado por parte de diversos empresarios desde la semana pasada, los resultados del Pulsómetro Metropolitano arrojaron números muy poco halagüeños para el Estado y los municipios.

La opinión de la gente sobre la percepción de inseguridad es que estamos igual que en octubre de 2012, el año más crudo, por cierto, en cifras de violencia debido al número de muertos, tanto en Nuevo León como a nivel nacional.

Y ni modo de decir que los resultados están maquillados o cuchareados, porque es una encuesta científica realizada por el Tecnológico de Monterrey.

:Que luego de que los organismos intermedios de la Iniciativa Privada dieron a conocer estos números, conminaron a la Federación, el Estado y los municipios, a incluir la inseguridad como el tema más importante en sus agendas.

Destacaron que la coordinación entre las tres instancias de Gobierno para implementar acciones de inteligencia y combate al crimen organizado es medular para restablecer los niveles de seguridad.

Por cierto, en el tercero de los seis puntos expuestos ayer, reclaman también el regreso de la coordinación entre Gobierno, sociedad civil e Iniciativa Privada, una exitosa combinación que dio origen a Fuerza Civil hace cinco años.

:Que en San Pedro amanecieron este lunes con una nueva sorpresa en la Secretaría de Seguridad: un operativo antidoping que fue resguardado por elementos del Ejército para garantizar que nadie de los policías presentes evadiera su responsabilidad de someterse a los análisis de laboratorio.

Se nota la mano del mayor Antonio Lucas Martínez, recién nombrado coordinador de Policía y Tránsito y quien busca iniciar con el pie derecho.

:Que ayer por la mañana hubo un bloqueo de la calle Matamoros, frente a la Secretaría de Salud, que duró dos horas.

Empleados de esa dependencia reclamaban el pago de incentivos y días festivos trabajados desde enero a la fecha, además de prestaciones por unos siete millones de pesos que adeudan a siete mil trabajadores.

En los pasillos del Palacio de Gobierno se comentaba que el responsable es Manuel, pero no Manuel de la O, el titular de Salud, sino Manuel González, el secretario general de Gobierno, quien desde hace mucho perdió el control político externo y, lo que es peor, ahora hasta el interno.