Trascendió Monterrey

:Que no debe tardar mucho tiempo para que el Gobierno Estatal dé a conocer las condiciones en que se reestructurará la deuda estatal, a casi un mes de que tras varios conflictos fuera aprobada por el Congreso local.

El plazo avalado para el refinanciamiento de pasivos fue de 13 mil millones de pesos a 27 años, además de otros 29 mil millones de pesos a dos décadas, y dentro de lo autorizado se estableció que no se permitirá contratar a intermediarios para la reestructura de créditos.

:Que la semana pasada, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón descartó el uso de un bróker, aunque sí señaló que podrían utilizarse los servicios de "asesores especializados en la materia".

:Que la ausencia del coordinador ejecutivo en eventos públicos, se debe a que, según dicen sus cercanos, se encuentra arrastrando el lápiz en dos asuntos que le consumen la mayor parte del tiempo: la presentación del programa Gobierno Abierto, y la integración de la Glosa del Primer Informe de Gobierno.

Fernando Elizondo Barragán tiene la nada sencilla tarea de darle forma a la presentación de lo que ha sido el primer año del Gobierno independiente, que si bien se cumple hasta el mes de octubre ya debe comenzar a prepararse.

:Que el Barrio Antiguo de Monterrey sigue deteriorándose debido a construcciones no permitidas en el reglamento. Una gasolinera, pantallas gigantes, antenas de telecomunicaciones y edificios que son tirados conservando únicamente la fachada, entre otras cosas.

Las administraciones van y vienen y aunque se han presentado grandes proyectos de rehabilitación y remozamiento, lo cierto es que más allá de la calle Morelos, no se ve inversión en esta zona.

:Que la vida comercial, sobre todo la nocturna, ha regresado, pero no parece que haya ningún tipo de vigilancia en el respeto a las construcciones y giros de la zona, incluso la Junta de Preservación y Conservación permanece acéfala.

:Que las casas editoriales están preocupadas ante la posibilidad de que la Feria Internacional del Libro de Monterrey esté considerando tener un costo para el visitante durante su próxima versión en octubre.

Resulta que cada vez es más complicado mantener a Cintermex como sede, y el costo que deben pagar los libreros, a veces sólo les sirve para salir tablas, razón por la cual se ha considerado ponerle precio.

El asunto es que entre el costo del estacionamiento, y el acceso, es posible que se registren menos asistentes, y con ello, las ganancias de los que sí consideren poner su stand serían aun menores.