Trascendió Monterrey

:Que duro, muy duro, se lanzó el dirigente estatal del PRI, César Cavazos, en contra de la estructura territorial de su propio partido, al advertir que algunos de sus líderes traicionaron al tricolor para promover a candidatos opositores en las elecciones de junio del año pasado.

Si bien muchos priistas esperaban que este pronunciamiento lo hiciera Eduardo Bailey poco después de la derrota electoral, nunca es tarde para rectificar.

:Que César Cavazos aprovechó la invitación que le hizo el secretario general de la CROC estatal, Alberto Serna de León, para impartir una conferencia en esa central obrera, a donde acudió acompañado de su segunda en el partido, María de Jesús Aguirre.

Lo que muchos se preguntan es el destino de los militantes que tenían y siguen teniendo cargos públicos desde los cuales también consumaron actos de traición en los pasados comicios.

:Que los ex panistas independientes que ya trabajan en el Gobierno Estatal tras pactar con Jaime Rodríguez, siguen haciendo su luchita para tumbarle adeptos al jefe del Grupo San Nicolás, Zeferino Salgado Almaguer.

Dicen que la mazorca comenzó a desgranarse cuando un ex militante identificado como Víctor Govea le brincó las trancas a Chefo luego de haber tenido toda su confianza, que incluso hasta le administraba las finanzas.

El origen del problema es que la cobija en el municipio de San Nicolás estaba como las que compró Rogelio Benavides Pintos para repartir a la gente pobre: muy delgada, muy corta y muy chafa.

:Que en resumidas cuentas, Govea y su gente reclamaban puestos bien remunerados, pero como la nómina de San Nicolás, el segundo municipio más endeudado del país, ya no da para más, decidieron buscar opciones más jugosas y encontraron cabida en la Secretaría de Desarrollo Social estatal.

Claro que toda mejora implica compromisos cuando se trata de crecimiento político, de manera que estos muchachos nicolaítas le vendieron su alma al Bronco a condición de que alguno de ellos compita como independiente por la alcaldía de San Nicolás en el 2018.

Y la pelea por el pirateo de militantes se está dando, por lo pronto, a través de las redes sociales, lo cual trae muy molesto y sobre todo preocupado, a Zeferino Salgado.