Trazos del noveno arte

'Asgard' la ciudad de los dioses

Anteriormente en las crónicas nórdicas había escrito sobre la gran sabiduría de Odín, el padre de todo, que al beber del pozo de Mimir fue capaz de visualizar todos los sucesos de la historia, todo el sufrimiento del ser humano, pero a la vez pudo apreciar el por qué debían pasar estas cosas, ante estas abrumadoras visiones qué se debe hacer.

Odín tuvo un simple idea de lo que debía proceder ante estos hechos, debía construir una ciudad que albergara a todos los dioses, sus hijos y hermanos.

Dentro de la mitología nórdica los dioses se dividían en dos grandes reinos los Aesir y los Vanir, la casa de los Aesir, casta de Odín y de Bor, era la ciudad de Asgard, situada en la cima del Yggdrassill (el árbol del mundo), en el tope de los nueve reinos, dentro de las murallas se encontraba el palacio del Valhalla donde los dioses bebían y tenían un festín eterno, esto cuando no estaban en guerra con los Vanir y los Jotun (gigantes de hielo).

Tras la primer gran guerra entre las dos razas de dioses la gran muralla que rodeaba la ciudad de los dioses resultó seriamente dañada, por lo que el padre de todo necesitaba un plan para reconstruirla, para ello contrató los servicios de un gigante cuyo nombre se perdió en la historia pero que se ha denominado Hrimthurs, quien acordó hacer el trabajo en un tiempo muy corto, pero a cambio solicitaba tres cosas.

“Construiré tus murallas padre de todo, pero a cambio quiero el sol, la luna y a la diosa Freyja, para que sea mi esposa”, dijo Hrimthurs

La diosa de la fertilidad, el amor y sobre todo la belleza, un precio que Odín no estaba dispuesto a pagar por lo que elaboró un plan para que se construyeran los muros sin tener que pagar el precio alto que exigía este jotun, el secreto del trabajo de Hrimthurs era su caballo, Svaðilfari, quien poseía una extraordinaria fuerza y velocidad para trasladar los materiales que el gigante sólo debía colocar por lo que el padre de todo pidió a Loki, dios de las mentiras y el engaño,  que hiciera lo posible para deshacerse del semental del gigante.  

Loki decide convertirse en yegua y busca seducir a este caballo y éste lo persigue impidiendo que Hrimthurs pudiera terminar el trabajo, furioso por su derrota y por no poder obtener los tres premios esperados el gigante arremete contra los dioses con toda su furia, pero es derribado y encuentra su final bajo el martillo del dios guerrero Thor.

En ese momento el padre de todo no sólo perdió al trabajador sino que las murallas del recinto de los dioses quedó sin terminar, vulnerable; pero obtuvo un gran regalo, Loki como yegua quedó en cinta y dio a luz a un caballo que no tardaría en volverse legendario: Sleipnir.  

Era catalogado como el mejor de todos los caballos de todo el universo, capaz de recorrer de un extremo de los nueve reinos al otro en un santiamén, poseía ocho patas las cuales simbolizaban los ocho vientos que soplan en el mundo desde sus respectivos puntos cardinales, además de que fue el único caballo que pudo ser montado para llegar al mismísimo Hel (reino de la muerte).

Para llegar a Asgard los mortales tenían una sola vía, debían morir como dignos guerreros en batalla, así las valkirias tomarían su alma para llevarla ante Odín en los salones dorados del Valhalla, todo para formar parte del Ragnarok (fin del mundo), mientras tanto podrían vivir cómodamente en Asgard.   

Hace unas pocas semanas descubrí un proyecto en internet de nombre Asgardia, una especie de colonia espacial que se espera para construir en un futuro, orbitará la tierra y simplemente se puede acceder a ella con un registro por internet, no es necesario morir heroicamente para subir a esa ciudad en los cielos.

No sólo el nombre es tomado de la antigua mitología de los vikingos, el hecho de que orbite por encima de nuestro reino, en la cima del árbol del mundo, una ciudad amurallada lejos de los conflictos del mundo y de la humanidad, la primer pregunta que llegó a mi mente no fue si sería posible hacer esta ciudad sino el cómo llegaremos a ella, acaso tendremos nuestro propio Sleipnir que nos podrá transportar hasta los confines del universo.

“Odín vio los sucesos del presente, del pasado y del futuro a la vez…”, Asgardia la ciudad en el espacio es un nuevo panorama en la exploración espacial, una visión del futuro, “… observó el sufrimiento de los seres humanos y el por qué debían pasar por el…”, o simplemente es una forma de prepararnos para los sucesos que están por venir, una especie de arca para tratar de evitar nuestra extinción, “… vio ante su ojo el final de todas las cosas, el fin de la tierra y de los tiempos, el Ragnarok”.

teodoro.santos@milenio.com