Templete

:Que en el círculo del poder judicial Apolonio Betancourt ha causado mala impresión, porque no entiende que su tiempo se acabó. Según se dice en las sesiones del Tribunal, cada día se va quedando sin aliados por sus necedades. Los magistrados, por cierto puestos por él no lo secundan, porque no tiene razón.

:Que pudiera irse por la puerta grande como la magistrada Xóchitl Hernández, luego de que ya que cumplieron 15 años de magistrados y ya se deben jubilar, pero no. Quiere seguir. El otro que está en las mismas condiciones es el consejero de la judicatura Jesús Régulo Gámez.

:Que el hermano del exsecretario del Ayuntamiento Régulo Octavio Gámez, litigaba casos defendiendo a empleados despedidos por la administración de Miguel Campillo y el secretario del ayuntamiento validaba los convenios, en un negocio familiar redondo.

:Que después de haber sido suspendido por intervenir en un juicio mercantil para beneficiar a su padre, quiere seguir manipulando el Poder Judicial en La Laguna aprovechando su encargo, lo bueno es que el actual presidente Esteban Calderón lo tiene muy bien controlado, a tal grado que ni la cabeza asoma en su oficina, y que ya se le ha ido desmantelando el equipo de lacras y parásitos que tenía trabajando que solo se dedicaban a espiar y hostigar a jueces y personal, todo con la venia de Apolonio y el “gobers”, en aquel tiempo.


templete@milenio.com