Templete

:Que  de acuerdo al escenario político que vive Coahuila  es muy alta la probabilidad que por primera vez en su historia política el ganador de la gubernatura el próximo 4 de junio la obtenga con menos del 50 por ciento de los votos. Desde 1929 hace 88 años los gobernadores priistas en Coahuila siempre han llegado al poder con la mayoría absoluta aún en escenarios con cierta competencia como fue el caso de los últimos cuatro gobernadores incluyendo el actual, que ganaron con el 65.4%, 59.56%, 55.8% y 60.3% respectivamente. Los candidatos del PAN en esas elecciones obtuvieron el 27%, 33.72%,36.1% y 35.18%. 

:Que  tal vez el factor más determinante que le permitió a Guillermo Anaya Llamas convencer a su dirigencia nacional para ser el más competitivo y por lo tanto el virtual candidato del PAN a Gobernador de Coahuila por segunda ocasión es precisamente el extraordinario 35.18% que obtuvo en 2011 cuando compitió con el actual gobernador a pesar de tener todo en contra ante un PRI unido, un escenario en contra y un Presidente Nacional del PRI que había sido gobernador de Coahuila. 

:Que  la razón principal para que el próximo Gobernador no logre más del 50 por ciento es que a diferencia de los procesos de sucesión anteriores, no solamente son  dos partidos o agrupaciones políticas las que definirán la elección sino que pueden ser hasta cuatro. La primera y más importante es el PRI y sus aliados, la segunda el PAN ahora reforzado por qué irá en alianza con PRD, UDC, PES y PPC, la tercera el independiente Ex priista Javier Guerrero y por último Armando Guadiana el indómito que abanderará a Morena partido del aspirante más aventajado rumbo al 2018 Andres Manuel López Obrador

:Que  debido a este nuevo  escenario político es importante que el PRI y sus aliados aseguren su voto duro y alcancen en el peor de los escenarios 500 mil votos y en el mejor 600 mil lo que representaría el 42% y el 50% del millón 200 mil que se estima acudan a votar el próximo 4 de junio si se considera una participación del 60% y un padrón electoral de un poco más de 2 millones. Lógicamente ante una menor participación y que se mantenga el voto duro el PRI estaría en la ruta  de evitar la alternancia.


templete@milenio.com