Templete

:Que los alcaldes de Saltillo y Torreón se embarcaron ayer en un pleito virtual por el tema de las luminarias. El primero, Isidro López, dice que a él le salieron más “baras” que a su homólogo de Torreón, Miguel Riquelme, y le pide que explique en dónde se quedó esa lana de los torreonenses. El segundo, se burló del saltillense y de “ternurita” no lo baja. Con todo ambos se amenazan con sus respectivas candidaturas y también con promesas de que ganarán el estado para su partido si es que la designación los alcanza. Al margen de lo chistoso que fue su debate, marcaron tendencia.

:Que algunos militantes panistas estuvieron esparciendo la información de que Guillermo Anaya Llamas se había bajado de la contienda electoral para la candidatura panista al gobierno del estado de Coahuila, presuntamente porque sus números eran menores en popularidad a los del senador con licencia Luis Fernando Salazar. Sin embargo, el propio Guillermo aclaró que de ninguna manera piensa declinar y que hoy más que nunca luchará por esa posición convencido de sus números a favor en las encuestas. 

:Que la cuenta regresiva para Miguel Riquelme, alcalde de Torreón sigue. En breve, en su informe de gobierno, dentro de su mensaje le dará las gracias a los ciudadanos por haberle dado la confianza de buscar mejorar su entorno, a fin de iniciar una precampaña, primero de bajo perfil para buscar ser el “bueno” en su partido a la candidatura por el gobierno coahuilense y luego de más ruidito al considerarse que este año las campañas de los aspirantes a la gubernatura de Coahuila serán de 60 días. 

:Que sigue siendo un tema casi “intocable” quien se quedará a administrar el Ayuntamiento de Torreón, ya que según algunos de los aspirantes, que en otras ocasiones hemos mencionado, existen dos personas que tomarán esta importante desición política y considerada clave en los próximos 12 meses... ¿Será que aquí aplicará el dicho “’más vale viejo, por conocido que nuevo, por conocer?”


templete@milenio.com