Templete

:Que para muchos grupos al interior del PRI de Coahuila el escenario electoral puede ser competitivo de una manera positiva para su partido pero sólo se puede generar ante un instituto político unido y no como sucedió en Durango, donde un porcentaje de la  estructura movilizada el día de la elección votó, se asegura, pero a favor del ex priista José Rosas Aispuro.

:Que este escenario favorable sólo se puede lograr si se deja a un lado la soberbia y se le da su lugar a todos los precandidatos y seleccionando a aquel o a aquella que genere unidad en la estructura y la suma de los demás contendientes  y por otro lado, que tenga activos para cautivar el voto de los inconformes y anti sistema, muy de “moda” en la actualidad.

:Que este escenario de unidad  y administración “efectiva de la soberbia” ayudaría al PRI a enfrentar el proceso con posibilidades de éxito inclusive al que se pueda  generar en el PAN si también dejan a un lado esa postura y eligen a Isidro López Villarreal su candidato a la gubernatura.

:Que este es el dilema del PRI y la oposición; si los dos dejan la soberbia a un lado será una lucha política electoral nunca vista en Coahuila, donde el gran beneficiado será la ciudadanía  y donde por primera vez habrá incertidumbre en el desenlace.


templete@milenio.com