Templete

:Que según las lenguas viperinas José Rosas Aispuro, el gobernador electo de Durango, ya buscó a su homólogo de Coahuila Rubén Moreira Valdez, con la firme intención de consolidar proyectos en aras del beneficio lagunero. Ya existe, se rumora, un acercamiento entre los dos mandatarios, el electo y quien se ubica en funciones, para que las diferencias partidistas no afecten la marcha de la Comarca Lagunera en temas compartidos: movilidad urbana, el metrobús, la seguridad y el empleo. Es curioso, pero parece que habrá más coincidencia en las ideas entre ambos mandatarios, que si hubiera ganado alguien del mismo partido que Moreira. Con el priismo duranguense había más distancia.

:Que Juan Ávalos, el dirigente priista gomezpalatino, de inmediato aclaró a esta columna que en el caso de Gómez Palacio el PRI sacó distancia del PAN con una diferencia de 17 mil 778 votos contra los resultados de 2010, cuando el PRI sacó ventaja de 12 mil 775 votos contra el aspirante del PAN. Para el caso de esta ciudad, el PRI creció, aunque no dramáticamente. El punto es que el priismo de la capital está tratando de justificar la derrota en la capital argumentando el voto cruzado. Ahora se señala que el voto de castigo fue para el candidato a gobernador Esteban Villegas como autoridad a nivel municipal y ni siquiera contra Jorge Herrera, el mandatario estatal. ¿Será?

:Que el gobernador electo de Durango ya aclaró que aún no define los nombres de su gabinete, ante los rumores de que priistas gomezpalatinos pudieran estar en su primer círculo de poder. Si Octaviano Rendón o Augusto Ávalos estarán en puestos importantes es un tema que, asegura, aún no considera, pero prometió que personajes laguneros sí estarán en su gabinete. De lo que sí se puede estar seguro es de que su esposa Elvira estará al frente del DIF y de muchas otras decisiones fundamentales, aunque con un perfil bajo: no le gustan los reflectores y menos robárselos a su marido.

:Que ya se especula una cosa. Luis Fernando Salazar estará como posible candidato panista a la alcaldía por un año en Torreón, con el ánimo de buscar la de tres años luego, si es que llegara a ganar. Lo que resulta interesante es que se maneja otro dato: quien realmente está muy muy cerca de Ricardo Anaya, el dirigente nacional panista es Marcelo Torres Cofiño, quien logró que el candidato José Rosas Aispuro por primera vez lograra la alternancia en un estado como Durango, donde el priismo parecía invencible. Pero se dividieron, esa es la auténtica lección para Coahuila.


templete@milenio.com