Templete

:Que los matamorenses Raúl Onofre Contreras,  alcalde, y Jesús Contreras Pacheco, ex alcalde, tuvieron un nuevo enfrentamiento con motivo del regadío de cultivos en los ejidos de El Fénix y Buen Abrigo, jurisdicción del módulo 9, a cargo actualmente del ex alcalde. Según los contreristas, Raúl Onofre no ha pagado sus derechos y no puede usar el agua. El hecho es que el alcalde mandó a los policías preventivos a abrir las compuertas y más tarde Jesús Contreras mandó gente a armarle un show al gobernador Rubén Moreira. Obvio el tema no fue muy del agrado del primer mandatario. ¿A quién le darán su coscorrón?

:Que una pregunta flota en el ambiente. ¿Quién puede ser candidato a alcalde en Torreón, por un interinato, por un año y lue-go por tres años al interior del PRI? Ocupan un personaje, en cada caso, que pueda sentarse a dialogar con un empresario pudiente, con un líder social, que sea sensible a los temas populares, que resuelva, que sea bien visto por ciertos sectores y que pueda hacer trabajar a todos los liderazgos.  Desde las trincheras opositoras hay optimismo porque no ven quién pueda ser ese personajazo. De quienes se han manejado como posibles aspirantes (Vero Martínez, Shamir, Rigo) no han generado ni preocupación.

:Que entre todos los rumores que destacan esta semana está la presunta realización de una encuesta por parte de Acción Nacional en Coahuila y encargada a una empresa de origen cubano y español para medir la popularidad de sus integrantes con miras al gobierno estatal. En esos presuntos cruces informativos de opiniones, los coahuilenses ubican a Guillermo Anaya frente a otros contendientes. Y hasta Jericó Abramo Masso empata en preferencias, si las elecciones fueran en este tiempo. Lo que pudiera cocinarse en ese universo alternativo del rumor es que Anaya pudiera contar con un frente opositor donde casi todos los contrarios e independientes se sumaran a su causa para hacerle frente al PRI.

:Que en Sukarne quedó claro que sólo dos empresarios contaron con los elogios del presidente Enrique Peña Nieto ayer en la ceremonia de inauguración. El propietario de esa mega empresa Jesús Vizcarra y Felipe López Negrete. Los demás asistentes tuvieron que conformarse con la selfie respectiva. Peña fue pródigo y dijo sí a casi todo mundo. Desde Carlos Román Cepeda hasta Gerardo Ibarra y Eugenio Treviño.  Con todo y que a veces se critica duro la figura de Peña es seguro que muchos de sus detractores no se van a lavar la mano, luego de saludarlo. ¡Ah raza!


templete@milenio.com