Templete

:Que quien se puso colorado fue Antonio Gutiérrez Jardón cuando el presidente nacional de Concanaco Enrique Solana lo señalara como “la mano derecha” del Gobernador Rubén Moreira en su trabajo de posicionamiento de Coahuila en materia económica, lo que le valió aplausos de los asistentes a la comida de la amistad Canaco Torreón. Justamente estaban sentaditos en la misma mesa.

:Que por cierto, durante su discurso el gobernador Moreira mencionó que posiblemente esta semana diera el anuncio de una nueva inversión para La Laguna, pero que sólo faltaba que los inversionistas determinaran el terreno en que se ubicará la nueva empresa, de la que se especula traerá dos mil empleos. Casi estaba decidido a decirlo pero se contuvo y prefirió destacar las ventajas competitivas de La Laguna.

:Que el presidente nacional de la Concanaco “se sacó de onda” cuando le dijeron que allí estaba el alcalde de Matamoros ya que él pensaba que era de Tamaulipas o de Puebla, que dice se llaman igual. Ya luego le precisaron que se trataba de Matamoros pero en Coahuila. En la comida reinó la cordialidad. Hasta vino la crema y nata del comercio saltillense y el lagunero Eduardo Murra, quien ya ni se deja ver tanto, dijo presente.

:Que el alcalde Miguel Riquelme sí tuvo la intención de profundizar en los cambios al interior de su gabinete, pero prefirió dejar las cosas como estaban para no generar confusiones. El horno no está para bollos y eso sí estará exigiendo a su gente más resultados. De entrada le causan dolores de cabeza, gratuitos, quienes pegan con chicle las lámparas en la Morelos. ¿Qué necesidad se tiene de que se hagan las cosas medianamente bien?


templete@milenio.com