Templete

:Que el regidor panista Ignacio Corona sacó las «garras» y defendió todas y cada una de sus posturas. En principio, dijo que su simpatía por Leticia Herrera proviene del enorme respeto que le tiene a su trayectoria y desempeño como legisladora federal. Cuando Corona era delegado de Sagarpa, los productores ganaderos de traspatio vieron desplomarse el precio de la leche y no pudieron colocar la producción hasta que Corona recibió una llamada de Herrera. Ella ofreció resolver el problema comprando para Chilchota la producción y a un mejor precio.

:Que Corona aprendió a valorar a la política lagunera, a pesar de proceder de un partido distinto al suyo. Publiqué el desplegado para apoyar su candidatura al gobierno de Durango, dijo, basado no en su militancia política sino en su manera de trabajar y por ser lagunera. Corona resalta que sabía que ese apoyo público le causaría más problemas con el grupo enquistado en el poder panista. Señala que de ahí procede el odio y deseo de separarlo del PAN: no me quieren porque respaldé a Jorge Zermeño y no a Jesús de León en sus aspiraciones. ¡Zaz! Por cierto, hoy dialoga con Telediario Matutino.

:Que la línea ya está más que trazada en el PRI de Coahuila en torno a las elecciones de 2017 para las alcaldías de tan solo un año. «Sin saque» los del tricolor que resulten «ungidos» no deberán buscar la reelección, es decir que quien ocupe ese cargo lo hará por única ocasión, ante lo cual algunos de los interesados en ese puesto esperan no «sacarse el tigre de la rifa», porque el gozo será mas que breve.

:Que ante las encuestas que se han realizado en torno a la candidatura del actual alcalde de Torreón Miguel Ángel Riquelme Solís por la gubernatura de Coahuila, la estrategia de este año será cuidar que el edil no cometa errores que lo vayan a bajar de su popularidad. Los grupos opuestos al PRI, se dice, comenzarán una campaña negra en las redes sociales, por donde creen le pudieran pegar.


templete@milenio.com