Templete

:Que el coahuilense José Ramón Narro Robles, actual rector de la UNAM, no sólo iría a la Secretaría de Educación Pública (SEP) en sustitución de Emilio Chuayffet, quien está mal de salud. El académico se está convirtiendo en una opción de precandidatura priista a la Presidencia de la República. Y en diferentes comisiones del Consejo Político Nacional del PRI ya hay corrientes al interior del partido que podrían impulsar una amplia coalición que apoyaría esa propuesta, como ex presidente de la Fundación Colosio.

:Que Narro es priista, sus derechos están a salvo. Es amigo de Manlio Fabio Beltrones, quien, aseguran, no vería mal una posible candidatura. Aquí el dato es que la versión procede de “testigos” de primera fila. Toda una sorpresa, en especial cuando se piensa que el propio sonorense ha sido señalado como posible aspirante la presidencia de la República.

:Que muchos “tiradores” a la alcaldía de Torreón se reservan. Se contaban muchos interesados antes de la reforma electoral, luego de que el próximo periodo de gobierno municipal será de un añito, el interés se desinfló. Así que quienes no habían levantado la mano, seguro lo harán para experimentar qué tanto “jalan” el voto. Por estar entretenidos con el tema de si la Fiesta Brava va o no (por cierto hoy se decide) pocos han valorado que se tendrán dos procesos electorales -con la carga económica que implica- en menos de dos años para elegir presidentes municipales. De locura. ¿Qué dirán al respecto Marcelo Torres Cofiño, Luis Fernando Salazar, Miguel Mery Ayup y Rodrigo Fuentes Ávila? ¿Le entrarán al quite Verónica Martínez y Shamir Fernández por el PRI  del PAN o un valiente de MORENA? 

:Que en torno a los food trucks de Torreón es conveniente señalar que un propietario solicitó desde hace ocho meses la regulación de su negocio a la autoridad municipal y es fecha que se siente desamparado pues ostenta un permiso como ambulante. Así que no trabaja por la libre. Lo que no hay, insiste, es una regulación adecuada.

:Que ahora hay un proyecto para ubicar a todos los camiones de comida en un solo terreno, allá por La Alameda Zaragoza. El punto es que luego del debate involuntario en que incurrió el Director de Fomento Económico Jaime Russek con sus declaraciones, parece ser que los regidores se sentarán a dialogar con todas las partes para encontrar una solución viable. Según Miguel Mery, el primer regidor, Torreón dice sí a las food trucks, pero reguladas. Ojalá que no pasen otros ocho meses.


templete@milenio.com