Templete

:Que  La Laguna vive mucha efervescencia política. Luego de la visita de Pedro Kumamoto, diputado independiente electo en Jalisco, a la IBERO de Torreón se anuncia que el 21 de agosto estará en el Teatro “Alberto M. Alvarado”, de Gómez Palacio Andrés Manuel López Obrador. Y hoy, MORENA convoca a rueda de prensa para detallar que la conferencia que dictará AMLO versará sobre “La situación socioeconómica y política de México”. La charla está programada para las cinco de la tarde, con paso libre. Se nota que la región vivirá tiempos “turbulentos” en materia de reflexión y análisis.

:Que ante el cambio de panorama priista, con la llegada de Manlio Fabio  Beltrones a la dirigencia del tricolor, el sampetrino Javier Guerrero cenó este lunes en la Colonia San Luciano con un grupo de empresarios. Los mismos fueron convocados por los hermanos Salvador y Carlos Jalife. Este miércoles el aspirante priista a la gubernatura de Coahuila, acompaña a su esposa en la inauguración de una exposición de fotografía en el anexo al TIM. Por cierto, dicen los enterados, que las autoridades de Torreón, quienes apoyan a otro personaje para ser gobernador, estuvieron siguiendo los pasos del diputado federal electo. 

:Que las declaraciones de Jaime Russek sobre de que se deben retirar y regular las food trucks de Torreón causaron comentarios adversos en las redes sociales. Y al margen de lo que pudiera señalar el Director de “Fomento Económico” hay que recordarle: no están reglamentadas. Como dijo un abogado coahuilense: “El principio de legalidad dice que las autoridades sólo pueden hacer lo que la ley les faculta y que las personas todo aquello que no esté prohibido”. Para empezar: el propio Russek reconoce que no tiene facultades para regularlas o retirarlas. ¿No sería mejor no tomar partido y encontrar una salida más inteligente? 

:Que las declaraciones de Víctor Zamora y de Noé Garza Flores, ambos secretarios en el gabinete coahuilense, tienen con cara de “what?” a todos los priistas. Ese intercambio acelerado de comentarios y calificativos, nos recuerda a un lavadero. La voz más prudente fue la de Verónica Martínez, la dirigente tricolor, quien le pidió a Noé recordar que gracias al partido ha tenido cargos de representación popular y le exigió más respeto. Lo de Víctor Zamora fue un derrape verbal. En cuanto a las percepciones externas: Noé no puede tirarle patadas al pesebre. No puede ser candidato independiente desde el interior del PRI.


templete@milenio.com