Templete

:Que Verónica Martínez empezó bien su mandato en el PRI de Coahuila. Y la primera palomita que le pusieron sus correligionarios fue porque invitó a todos los diputados electos a la reunión con Enrique Peña Nieto el pasado sábado y a varios notables. Para quienes creen que Martínez no tiene mucho qué hacer en el PRI convendría que recordaran que le encanta el tema de la estructura, de hacer equipo y sumar. Un total de 60 coahuilenses acudieron al encuentro, por cierto.

:Que quien recibió más consideración y afecto por parte de Peña Nieto fue Manlio Fabio Beltrones. El aplausómetro levantó cuando Beltrones fue presentado. ¿Leer entre líneas? De los Gobernadores el único que estuvo cerca de EPN, igual que Beltrones y fue mencionado fue Eruviel Avila del Estado de México. A los demás mandatarios no los mencionaron por su nombre. Por si algunos priistas estaban con el pendiente, no hubo trato ni mención especial para César Duarte, Gobernador de Chihuahua, a pesar de que se le señaló en columnas nacionales como el “bueno” para el PRI.

:Que los priistas coahuilenses se enteraron que el cambio de dirigencia se dará cuando termine formalmente el proceso electoral. Antes no se puede por estatutos. La fecha clave es el domingo 23 de agosto. Por cierto, Luis Videgaray (quien estará hoy en Durango) y Miguel Osorio tenían una expresión adusta y seria, tal vez por la caída del dólar y el escape del Chapo. ¡Ouch!

:Que a pesar de todos los pesares, el tema de Cultura en la administración de Miguel Riquelme sigue generando dolores de cabeza. Se piensa en ciertos personajes con trayectoria en los medios para hacerse cargo y luego se recompone el camino. Al parecer, se pretende nadar “de a muertito” porque no encuentran quien pudiera hacerse cargo. Se insiste: ahí la grilla intelectual es de temerse. Nadie gusta. ¿De verdad?


templete@milenio.com