Templete

:Que todo parece indicar que el ex gobernador de Coahuila, Enrique Martínez y Martínez estaría renunciando, en los próximos días, a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para buscar la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, en el momento en el que César Camacho Quiroz deje el encargo este 2015.

:Que  otra de las versiones apunta a que el Presidente de México Enrique Peña Nieto haría enroques en su gabinete, uno de ellos es el de Enrique Martínez en sustitución de Rosario Robles en la Secretaría de Desarrollo Social.

:Que  los asesores del Presidente Peña Nieto están convencidos de que el ex mandatario coahuilense no ha desarrollado un papel destacado en la administración federal, sin embargo valoran su trabajo en la política nacional. Hay que recordar que Enrique Martínez y Martínez fue delegado del CEN priista en las elecciones en las que Enrique Peña Nieto se convirtió en el Gobernador del Estado de México, de ahí el “cariño” que le tienen.

:Que en dado caso que Martínez y Martínez llegara a la dirigencia nacional de su partido ocurrirían dos cosas: La primera es que se convertiría en el cuarto coahuilense en tomar las riendas del PRI y en segundo término, estaría descartado automáticamente como aspirante a la sucesión de la silla presidencial.

:Que esa condición permitiría que se “revivieran muertos” en el estado como el grupo de los Juan Marcos, Javier Guerrero y Miguel Mery, incluso personajes panistas como Guillermo Anaya y Jesús de León estarían contentos de que Enrique Martínez ocupara la dirigencia priista; y si todavía existieran dudas, pregúnteles cuando el ex gobernador, al final de su gestión, les dio como regalo de despedida un fiat notarial.


templete@milenio.com