Templete

:Que nadie duda del poder de las redes sociales y es a través de Facebook que los laguneros promueven la compra directa de melón a los productores. Un movimiento solidario que pretende contrarrestar a los almacenes que en poco contribuyen al bienes-tar social de la región y los trabajadores del campo. Compre melón, recetas para preparar el producto, gente subiendo fotos con su compra melonera, mensajes y críticas a los “coyotes” es lo que se ve a diario. Los grandes ausentes: el alcalde de Matamoros, el Secretario de Fomento Agropecuario de Coahuila y el delegado de la Sagarpa. Ni por piedad “electoral”. Y eso que entre los tres suman interés de abanderar a su partido en alguna que otra candidatura.

:Que la Comisión Nacional del Agua repartió culpas a los sistemas operadores de agua por las deficiencias en sus sistemas de distribución. El agua se pierde por esas fallas. Si se preveía que las altas temperaturas iban a generar una sobredemanda ¿nunca se anticipó la solución? Como siempre se tiende a minimizar el problema. No es “pa tanto”.

:Que Canacintra está planteando un seminario de energía para el mes de agosto a desarrollarse en Torreón. Se plantea que las energías alternativas sean conocidas por la comunidad empresarial. Al parecer, se está confirmando la presencia del Secretario de Energía y los directores de la Comisión Nacional del Agua y de la Comisión Federal de Electricidad. 

:Que entre los personajes que pudieran colarse a la candidatura para la alcaldía de Torreón (en el PRI) sobresalen Shamir Fernández, Rodrigo Fuentes Ávila y Verónica Martínez. Por el lado panista, Marcelo Torres Cofiño y Luis Fernando Salazar. Sus conexiones, su trabajo partidista (con todo y asegunes) y la popularidad pudieran ser los factores que inclinen la balanza. Ante los resultados obtenidos en la pasada elección queda claro que quien no se mueve se queda fuera de la contienda aunque sea por debajo de la mesa. 

:Que quien presentó impugnaciones en Coahuila y Durango por el rebase en el tope de gastos de campaña debe asegurarse de las pruebas que presenta ante la autoridad electoral. De no ser así, se puede revirar el efecto. No se puede, ni debe actuar al calor del enojo o la pasión. Aquí lo que importa es el dato duro. La prueba. Si a algún candidato le comprueban excesos puede enfrentar la cárcel y hasta la imposibilidad de contender en elecciones futuras.


templete@milenio.com