Templete

:Que en días pasados el gobernador de  Coahuila Rubén Moreira tuvo una comida con varios políticos en la casa de Gobierno en esta ciudad. A los invitados, se les había advertido que serían exactamente los mismos de una reunión que hubo una semana anterior. Es decir, para que no llevaran “acarreados”.

:Que de  improviso en esta última comida, dicen que se apareció el ex diputado local y ex dirigente del PRI, de Torreón Francisco Dávila, quien anda un tanto ansioso por un puesto público. Después de dos horas de esperar en la banqueta, cual si fuera reportero esperando entrevista, lo dejaron entrar. Le pusieron una silla extra en una esquina de la mesa con el plato al borde de la misma. Y no habló durante todo el banquete. 

:Que pese a ser uno de los principales impulsores de los gobiernos priistas en Torreón, el profesor Mario Cepeda, no adopta las exigencias del gobierno de Coahuila en materia de pago de impuestos, ha sido uno de los ciudadanos que para evitar derrochar una buena cantidad de “lana” optó por plaquear su unidad ( por cierto muy bonita ) en el Estado de México y aportar a las arcas del gobernador Eruviel Ávila y no a las de su gober preferido Rubén Moreira. ¿Pues qué pasó ahí?

:Que César Camacho, el líder nacional del PRI, estuvo en la región. Ya se sabe para medir el ambiente electoral en Torreón y también para respaldar a Cuquis. Tuvo varias actividades. En el masivo no estuvieron ni el gobernador, ni el alcalde Miguel Ángel Riquelme, ¿por aquello de la veda? El caso es que aunque no estuvieron, cuando se les mencionó la raza muy aplicadita aplaudió y lanzó los tradicionales “viva, viva”. Ah y también a Cuquis. Para que no digan que hay envidia.


templete@milenio.com