Templete

:Que un integrante del Consejo de Seguridad de Torreón, para más señas académico de una prestigiosa universidad privada de la región, “charoleó” con el cargo ante guardianes del orden vial en la ciudad. Al parecer, el incidente se originó cuando el ciudadano fue sorprendido manejando erráticamente al calor de uno que otro “traguito”. Para evitar la multa el consejero “regañó” al agente y encima lo orilló a dejarlo ir. ¿Para eso se quiere ser representante ciudadano ante los órganos policiacos? ¿Para “charolear”? Eso es lo que desprestigia a los óganos ciudadanizados.

:Que el ex legislador panista Fernando Gutiérrez está bajo un perfil discreto y aunque estuvo varios meses en Michoacán, detrás de Cocoa Calderón, coordinando algunas acciones de campaña, dejó en manos de los “michoacanos panistas” el trabajo propagandístico, para no hacerle “ruido”  a la candidata a gobernadora. Luego se hieren sensibilidades territoriales. Ustedes saben: los de aquí, aquí y los de allá, allá. Está alejado del mundanal ruido político.

:Que no basta con tocar y tocar puertas para sonreír y pedir el voto a los ciudadanos en cada casa. Ahora organismos como el IMCO o instituciones como la UNAM ponen el dedo en la llaga de la exigencia. Así nacen iniciativas que pretenden revisar con lupa a los candidatos para tabularlos en opacos o transparentes. Con propuestas como #3de3 y #votoinformado los ciudadanos pueden evaluar y tomar decisiones. Una sonrisa atractiva delante de la puerta y un apretón de manos ya no bastan para atraer a un votante. Al menos no a quienes sí les “sube el agua al tinaco”. En palabras simples: esos que sí razonan. Armando Luna presentó información en #3de3 y Jorge Zermeño se sumó a #votorazonado.

:Que la fracción panista del Congreso de Coahuila presenta una iniciativa de reforma a la Ley de Fomento a la Lectura y el Libro hoy durante la sesión. Lo criticable es que a pesar de la existencia de esta ley y de un supuesto consejo estatal que promueve acciones a favor del amor a la lectura no existe artículo que los obligue a sesionar trimestralmente y mucho menos a rendir cuentas de su trabajo a través de un portal web. Puede ser que el consejo sea de membrete para simular el trabajo de promoción.


templete@milenio.com