Templete

:Que Marcelo Torres Cofiño ahora tiene encargo duro. Como delegado del CEN del PAN en Baja California Sur tiene que rendir cuentas al partido. Así que combinará la doble labor, legislador y delegado, con el tiempo que implica. Dice que extraña a La Laguna, donde tiene lo más preciado: a la familia. Antier en el Distrito Federal, hoy en La Paz, es el precio de la fama. Pero las mieles del triunfo, si es que el PAN gana, nadie se las quitará y si pierde, ¿perderá otras oportunidades?

:Que entre los mitos geniales que han cundido entre los analistas políticos destaca el de elecciones huérfanas. Nada ha funcionado tanto a las estructuras oficialistas de los partidos poderosos que ese mito. Se convence al electorado de que al no haber gobernador en ciernes o presidentes municipales las elecciones son poco atractivas. Sin embargo, lo que está en juego es el poder legislativo que nos receta reformas fiscales injustas, distribuye sin paridad el presupuesto y reduce los recursos asignados a educación. 

:Que la responsabilidad social, el apoyo comunitario y la promoción de valores son prácticas que las empresas deben seguir si quieren sobrevivir en un entorno competitivo. ¿De qué le sirve a La Laguna tener al principal productor de plata si no se agrega valor a la región? La Comarca Lagunera no puede vivir de fama, ocupa más apoyo a las causas sociales, no sólo pequeñas contribuciones. Si La Laguna está inmersa en la debacle económica y el atraso social es también culpa de las grandes empresas que no ejercen liderazgos para superar esas condiciones. Ya es tiempo de retornar algo de lo mucho que se han llevado.

:Que David Aguillón, el líder priista en Coahuila asegura que es absolutamente falso que estén preocupados por el PPC en el distrito cinco, “en estas elecciones ellos no pintan ni preocupan”. Aguillón advierte que los equipos de campaña siempre se ponen nerviosos por cualquier cosa cuando se le refiere que esas preocupaciones proceden de los mismos priistas.


templete@milenio.com